29/11/2015 – El escenario de la Cumbre del Clima (COP21) al norte de París quedó formalmente en manos de la ONU, mientras Francia activa draconianas medidas de seguridad ante el riesgo terrorista y la llegada de cerca de 150 líderes mundiales, lo que incluye la prohibición de manifestaciones y protestas.

La secretaria de la Convención de Naciones Unidas para el Cambio Climático, Christiana Figueres, recibió de manos del ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, las llaves del complejo de Le Bourget, al norte de París.

Para intentar no repetir el tratado de Kioto, con un alcance muy limitado, se ha optado por otra fórmula: que cada país voluntariamente presente compromisos de reducción de emisiones, tanto los desarrollados como los que no lo son. A unos días del inicio de la cumbre, más de 170 lo han hecho. Entre ellos figuran todas las principales potencias económicas del mundo.

Guatemala será la voz de Centroamérica, al solicitar que la región sea reconocida como “zona particularmente vulnerable”, que soporta una carga anormal y desproporcionada de efectos adversos del clima. Los países que integran la Asociación Independiente de Latinoamérica y el Caribe (AILAC), que son Paraguay, Colombia, Perú, Costa Rica, Panamá y Chile, respaldarán este proyecto.

En el último medio siglo, América Latina y el Caribe han contribuido con menos de 5% de las emisiones de dióxido de carbono.

Foto: AP.

Más noticias internacionales AQUÍ y nuestro resumen general de noticias AQUÍ.




Share Button