08/09/2020 – Respirar es un acto que realizamos espontáneamente, sin necesidad de pensarlo. Así, de esta forma, la mayor parte de personas no se dan cuenta que el aire que respiramos muchas veces puede estar cargado de elementos dañinos para la salud. La Asamblea de la Organización de Naciones Unidas declaró el 7 de septiembre como el Día Internacional del Aire Limpio.

Con nuestro comportamiento cotidiano en nuestros vehículos o enseres, expulsamos una gran cantidad de emisiones cargadas de elementos dañinos como plomo, gases de efecto invernadero, metano y similares. Al respirarlos conjuntamente con el oxígeno, no son en lo absoluto beneficiosos para nuestra salud.

.

Ahora más que nunca, nos hemos dado cuenta la necesidad de respirar aire puro y sin contaminación. El hecho de portar una mascarilla por más de 30 minutos contamina el aire que respiramos. El oxígeno que inhalamos ya viene mezclado con el mismo CO2 que exhalamos. Por lo tanto, es necesario conocer sobre estos aspectos para poder cuidar de nuestra salud. Incluso, ejercitarnos con una mascarilla es del todo contradictorio al efecto beneficioso que esperamos de ello.

El purificador natural por excelencia:

Foto: Ecociudadanos

Adicionalmente, existen purificadores naturales del aire y estos son los árboles. Vemos cómo cada vez existen menos menos árboles en las áreas urbanas. Con esto, la calidad del aire disminuye notablemente. Además el maltrato del que muchas personas dan a los árboles urbanos, como talarlos cuando aun están frondosos, quitarles ramas inmoderadamente, dejar basura en sus orillas o utilizarlos de mingitorios, disminuyen la posibilidad de que purifique nuestro aire. Además, por supuesto, demuestran el irrespeto y la falta de conocimiento de las personas que lo hacen.

Lejos de esto, es necesario plantar más árboles y dejarlos que permanezcan frondosos. Son las hojas de los árboles las que permiten la purificación del aire a través de la captación de impurezas.

El efecto “coronavirus”:

Al inicio de la pandemia, se veía con mucho entusiasmo el hecho de que disminuyera la contaminación del aire en países como China. Este es uno de los países que más contaminan a nivel global. Sin embargo, hoy en día sus indicadores de contaminación ambiental, se asemejan a los que se tenía el año pasado en estas épocas, con lo cual debemos regresar nuestra vista hacia todas esas acciones que como individuos es necesario que realicemos.

A este mismo respecto, vemos cómo costumbres de hace mucho tiempo continúan vigentes, pero que las mismas generan un alto grado de contaminación en el aire. Por ejemplo, la pirotecnia en festejos, lo cual no sólo contamina el aire, si no deja las calles llenas de basura. Como lo hemos mencionado en otras oportunidades, estás costumbres no son algo propio de nuestro país, sino costumbres importadas que no dejan ningún beneficio, más que al que vende la pirotecnia.

Foto cortesía de Bicientregas Baktún.

Otro de los aspectos que también se vió disminuido en los inicios de la pandemia fue la contaminación por los vehículos que transitaban a diario. Uno de los beneficios que podemos encontrar a raíz de esto es el incentivo por utilizar bicicletas y que podamos propiciar un comportamiento además de tener la oportunidad de ejercitarnos, también crear hábitos de circulación más amigable con el medio ambiente.

También existen muchas iniciativas a nivel de tecnología en otros países como la utilización de algas para purificar el aire. También crear pequeños respiraderos, los cuales actúan como ventiladores y permiten filtrar el aire contaminado. Sin embargo, sin lugar a dudas el mejor filtro que podemos tener son los árboles y las plantas, ya que ellos naturalmente realizan todas estas acciones como parte de su naturaleza misma.

¿Qué podemos hacer?

  • Cuidar los árboles que se encuentran a nuestros alrededores. Ya sea porque los hayamos plantado o porque están en las afueras de nuestras casas o en algún terreno cercano a nosotros.
  • Evitar talarlos o podarlos en una forma completamente incorrecta e irresponsable.
  • Denunciar las acciones de quienes dañan la naturaleza ya que los árboles están generando un bien común y al dañar los nos perjudica a todos.
  • Dejar los árboles en su forma natural, podarlos en cuadrados, triángulos y otras formas no corresponde a la naturaleza los árboles no son un objeto decorativo, sino seres vivos que nos ayudan a mantener ese vital elemento qué es el oxígeno para que podamos vivir.
  • Compartir con otras personas este comportamiento e incentivar para qué más personas cuiden de la naturaleza que nos provee de oxígeno.
  • Investigar y buscar nuevas soluciones o adoptar hábitos como el uso de la bicicleta que disminuyan nuestra generación de gases de efecto invernadero y CO2 que contaminan el aire que todos respiramos.
  • Utilizar servicios como mensajería en bicicleta, que permitan reducir la emisión de gases contaminantes.

Es necesario retomar los temas ambientales y darnos cuenta que la vida continúa pero empezar con hábitos más amigables con el medio ambiente es algo sumamente necesario donde cada individuo aporte con su comportamiento mejores prácticas en su actuar cotidiano.

Estamos realizando Lives en nuestras redes sociales abajo, capacitaciones y cursos formales parte de Educando Verde. Todos estos temas son de gran importancia en nuestras vidas. También enviarnos correos a través de nuestras redes y puedes contactarnos a informacion@ecociudadanos.org.

Share Button