27/09/2021 – De acuerdo con el diario Nature (Naturaleza, en español), científicos han encontrado micro plásticos “en cualquier lado en que buscan”. Desde el fondo del océanos, hasta en tu cerveza, desde agua para beber hasta el agua de lluvia, desde el Ártico hasta la nieve. Ahora, investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York encontraron micro plásticos en otro lugar que podría sorprenderte: en las heces de bebé.

En un estudio que se publicó este mes en el portal Environmental Science & Technology Letters (Cartas de Tecnología y Ciencia Ambiental), publicado por la American Chemical Society (Sociedad Química Norteamericana, en español), los investigadores indican que se ha encontrado presencia de micro plásticos tanto en heces de humanos como de infantes. Pero las heces de estos últimos contienen al menos un tipo de micro plástico en concentraciones más altas.

.

El experimento:

Los investigadores analizaron muestras fecales de 6 niños y 10 adultos, así como tres muestras de meconio (las primeras heces de un bebé al nacer). Utilizando espectometría de masa, determinaron que en todas y cada una de las muestras había polietileno tereftalato (PET) y policarbonato (PC), dos de los micro plásticos más comunes. Mientras que los niveles de PC fueron similares en las heces de adulto que en las de bebé, había entre 10 a 20 veces más PET en las heces de bebés que en las de adulto. Todas las muestras de heces de bebé, incluyendo las tres de meconio, contenían al menos un tipo de micro plásticos.

“Nosotros estábamos sorprendidos de encontrar niveles de micro plásticos más altos en las heces de niños que en la de los adultos, pero también queríamos entender las fuentes de exposición de los bebés,” dice el autor del estudio, profesor Kurunthachalam Kannan, al diario británico The Guardian (El Guardián, en español): “Nosotros encontramos que el comportamiento natural de llevarse todo a boca y masticar textiles, juguetes, pachas, cucharas y todo tiempo de utensilios plásticos, han contribuido a esta exposición.”

Sin importar la fuente que lleve los micro plásticos a ingresar al cuerpo, los científicos siempre han asumido que éstos salen del cuerpo al pasar por el sistema digestivo, sin lastimar el cuerpo. Sin embargo, de acuerdo con la Sociedad Química Norteamericana, investigaciones recientes sugieren que los micro plásticos más pequeños pueden penetrar las membranas de la célula e ingresar el sistema sanguíneo. Dicha organización hace ver, de todas formas, que “los efectos en la salud, al momento, son inciertos.”

Share Button