Comer sin gluten se ha convertido en un tema de moda indispensable y en la nueva alternativa para perder peso y recuperar la vitalidad. Entre los avances científicos y la repercusión mediática de las estrellas de Hollywood y de los deportistas internacionales, no se sabe muy bien si se trata de un método bueno o malo. Hoy te damos todas las respuestas a tus interrogantes.

La pérdida de peso

Normalmente, el sobrepeso procede de un desequilibrio entre los aportes energéticos y el desgaste de energía. Para rectificar la balanza no hay secretos: conviene aumentar los gastos con mayor actividad, y reducir los aportes. Sin embargo, el primer freno alimenticio que se debe accionar es el del sobreconsumo de productos industriales ricos en azúcares y grasas, y en aditivos de todos los tipos: estos productos son muy dañinos para la salud.

gluten-free-chili-lime-pasta-salad-recipeComer sin gluten limitando al máximo el consumo de productos transformados permite evitar que todas estas calorías superfluas se adhieran al organismo. Es una primera forma de explicar una posible pérdida de peso gracias a un régimen sin gluten. No obstante, ponerse a comer sin gluten no hará que desaparezcan las ganas de comer. Se puede muy bien confeccionar un delicioso pastel sin gluten y comer la mitad, tan sólo en la merienda. Pero como habrá que haberlo hecho uno mismo, este tipo de excesos surgirá con menos frecuencia.

Con un consumo más importante de productos naturales y frescos, comer sin gluten permite hacer el lleno de vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales y de todos esos elementos que le faltan a la alimentación actual. La ganancia en vitalidad es evidente. Por otro lado, suprimiendo los compuestos difíciles de digerir como el gluten o los productos lácteos, se gana en confort digestivo, se reducen los efectos de la somnolencia o de la pesadez después de la comida. Un gran número de enfermedades proceden de un sistema inmunitario debilitado. Este se defiende contra los microbios bloqueando su entrada en el organismo o reaccionando para expulsarlos cuando consiguen entrar.

El intestino es el órgano que constituye la clave del sistema inmunitario. Si una alimentación desequilibrada y rica en productos industriales, fragiliza el intestino, lo mismo ocurre con la inmunidad. El régimen sin gluten, puesto que es sano, refuerza la inmunidad. Esto también es cierto para cualquier tipo de alimentación sana y diversificada, con o sin gluten.

Por ende, la alimentación sin gluten puede ayudarte en algunos casos, pero tampoco es necesario que elimines por completo los alimentos de este tipo. Con una dieta equilibrada en la que ocupen una pequeña parte, será más que suficiente.

Entérate de más formas de cuidar tu salud haciendo CLICK AQUÍ.

Share Button