07/07/2016 – La leche de almendra es una perfecta opción de leche, pero puede un poco costosa. Esta receta te ayudará a bajar los costos y disfrutar de todos los beneficios nutricionales.

Para esto necesitarás una licuadora, una taza medidora, un plato hondo para mezclar, un limpiador de cocina y 2 envases de medio litro para almacenar la leche.




Ingredientes:
-1 taza de almendras sin cáscara.
-4 tazas de agua potable + un poco extra.
-1 ó 2 cucharaditas de algún edulcorante natural (miel, stevia, etc).

almendras

Preparación:
Coloca la taza de almendras en el plato hondo y agrégale una taza de agua más un chorrito extra. Deja las almendras reposar durante 48 horas. Luego, remueve el agua y déjales correr agua durante unos 30 segundos. Coloca las almendras en la licuadora, con las otras tres tazas de agua potable y licúa hasta que obtengas una consistencia cremosa; usualmente esto toma 2 minutos.

Ahora, pon el limpiador de cocina (recién lavado) sobre el plato hondo y coloca en encima el contenido de la licuadora. Junta las esquinas de forma que la leche escurra hacia el plato. Ve apretando poco a poco el contenido hasta que quede únicamente una masa dentro del limpiador y toda la leche esté en el plato.

Agrégale a la leche el endulzante de tu predilección y tal vez un poco de sal. Refrigera.

El contenido que te quedó en el limpiador puedes usarlo para un smoothie u hornearlo y agregarlo a cualquier pastel.

Entérate de más formas de cuidar tu salud haciendo CLICK AQUÍ.




Share Button