26/08/2021 – Si eres el tipo de persona que separa sus desechos, que evita la pajilla, o que prefiere caminar para no usar el carro, es posible que seas el tipo de persona para esta forma de morir. Cuando llegue el momento, es posible que tengas la opción de una reducción orgánica natural. Este es otro nombre para el compostaje humano.

La empresa nueva Recomposta, ubicada en Seattle, Estados Unidos de América, dice ser el primer funeral del mundo en donde se compostan restos humanos. Su servicio es simple: en lugar de enterrar o cremar a alguien al morir, su cuerpo se coloca en una cama de alfalfa, trozos de madera y paja, dentro de un cilindro de acero. Luego, se cubre de más material orgánico. El cuerpo permanece en este cilindro por 30 días. En este tiempo, bacterias lo descomponen en los compuestos básicos, formando material nutritivo. Una vez se remueve del cilindro, este material se coloca en un contenedor para que se airee por varias semanas más. En este punto, se remueve cualquier material inorgánico que haya quedado: marcapasos, puntos, etc. Si es posible, se reciclan. Finalmente, el material se usa en la tierra como abono.

.

Es absolutamente sostenible. Lamentablemente, también absolutamente ilegal en la mayoría de países y ciudades. Algunas pocas que lo permiten son el Estado de Washington, el cual se convirtió en el primero en legalizarlo en mayo de 2019. Le siguió el Estado de Colorado, en mayo 2021 y Estado de Oregon, en junio de 2021

Actualmente, los Estados de California, Delaware, Hawaii y Vermont también están considerando legalizar la reducción orgánica natural. De acuerdo con el diario británico The Guardian, el proceso ahorra una tonelada métrica de dióxido de carbono por persona, ya sea removiéndolo de la atmósfera al secuestrarlo el abono o evitando que llegue a esta. Esto es aproximadamente equivalente a 40 tanques de gas propano.

El proceso es energéticamente eficiente también, pues el compostaje utiliza una octava parte de la energía que un funeral normal usaría.

Las desventajas ecológicas de los funerales tradicionales:

“Con la actual crisis climática y la elevación del nivel del mar ya sucediendo, este método es una alternativa que no impactará con más emisiones en nuestra atmósfera,” dice Cristina García, senadora del Estado de California y promotora de ley que busca legalizar el compostaje humano en ese Estado.

¿Tanto mal causan las formas tradicionales de morir? Según esta empresa, sí. “La cremación usa compuestos fósiles y emite dióxido de carbono a la atmósfera”, explica en su página de internet. “Un funeral normal también consume madera y espacio valioso en áreas urbanas, contamina el suelo y contribuye a la crisis climática a través de la fabricación de ataúdes, mausoleos y demás”.

¿Qué te parece, te compostarías?

Share Button