04/11/2014 – El ecologista Jairo Mora fue golpeado y torturado por traficantes de huevos en una playa de la provincia de Limón en mayo de 2013.

El ambientalista Jairo Mora fue golpeado, torturado y asesinado por vándalos que trasegaban huevos de tortugas en una playa desolada de la provincia de Limón, en el extremo oriental de Costa Rica. Esta es la acusación penal con la que dio inicio ayer el juicio por el homicidio, el 31 de mayo de 2013, con siete imputados y 26 testigos, en un caso que ha puesto el signo de interrogación sobre la capacidad de Costa Rica para proteger a sus ecologistas, y que ha convertido a Jairo Mora en una especie de héroe popular.

La primera audiencia del juicio, programado para dictar sentencia antes de que acabe este año, se celebró en la ciudad de Limón, en la zona caribeña del país, donde el joven Jairo Mora, de 26 años, trabajaba como investigador y defensor de las enormes tortugas baula, o laúd. Se trata de la mayor de todas las especies de tortugas marinas, de hasta 2,3 metros y 600 kilos, y muy diferentes al resto en su apariencia y fisiología. Su caza es ilegal en muchos países, y en Estados Unidos están incluidas en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas.

La actividad y el empeño de Jairo Mora por proteger a estas tortugas le provocaron conflictos con los saqueadores de huevos de esta especie hasta que sufrió una emboscada cuando patrullaba la playa de Moín con jóvenes voluntarias extranjeras. Ellas fueron retenidas en una casa y él fue golpeado y atado al vehículo que le arrebataron. Lo arrastraron por la arena hasta que murió ahogado, según la acusación del Ministerio Público, que presenta como evidencia una serie de mensajes enviados desde el teléfono móvil que le robaron a Jairo Mora.

Fuente: El País.

Share Button