29/09/2020 – Como comentamos en un artículo anterior “la nueva normalidad es muy parecida a la antigua normalidad, pero con mascarilla”. Esto no implica que si estamos inmersos en un sistema que simplemente volvió a todas las costumbres que ha hecho como siempre queramos hacer todo lo que hacíamos antes y de la misma forma. Lo que ha contribuido negativamente a todo el tema ambiental, no podamos elegir como individuos, hacerlo de una forma más responsable con el medio ambiente y con nosotros mismos.

Las disposiciones higiénicas en diferentes lugares, como el uso excesivo del alcohol en gel, no sólo es dañino para la salud, pues éste entra a través de los poros y puede llegar a causar daños en el hígado y otros órganos vitales en el cuerpo. También al usar el alochol en gel y lavarnos, al irse en los drenajes o en los utensilios de limpieza, los excesivos químicos que se están utilizando hoy en día también dañan la calidad del agua y otro recursos importantes de nuestro uso cotidiano.

También el uso de las mascarillas desechables ha aumentado la cantidad de basura. Esta queda dispersa por diferentes lugares, incluso llega a ríos y el océano y causan más daño y contaminación al medio ambiente.

Sin embargo, somos seres pensantes y podemos elegir cómo será nuestra nueva normalidad. Esto implica tomar decisiones informadas sobre cuál es la mejor manera y si esta es la oportunidad de cambiar para nuestro bienestar y el del medio ambiente. Aprovechemos la oportunidad para ”reconectarnos con la naturaleza”.

El efecto pandemia:

Cuándo se inició la pandemia creíamos que iba a ser un beneficio de largo plazo en el tema ambiental. Sin embargo países como China, que tienen una alta producción aún con muchas energías fósiles, pronto volverán a tener altos grados de contaminación en el aire y otro recursos vitales para la vida. Esta contaminación no se queda únicamente ahí. El aire es un medio de transporte en los ecosistemas, por lo tanto las partículas de contaminación en algún momento llegarán hasta nuestros países.

A pesar de ello, es necesario retomar algunos temas que quedaron relegados a un segundo plano. Por la visibilidad dada a la pandemia, el cambio climático es un hecho y si no cambiamos todos nuestros hábitos automáticos y contaminantes, la temperatura global continuará aumentando.

Durante la pandemia aumentó el uso de desechables. Esto es algo que hoy en día se ha convertido en una noticia. Sin embargo, hay que recalcar que el resultado de esto no nos lleva nada. Es importante que como individuos, podamos realizar estos cambios que permitan detener el camino de la basura desde su origen y de esta forma poder disminuir la generación de artículos de usar y tirar.

Qué podemos hacer:

  • Detenernos, parar y recapacitar sobre todos los actos que realizamos a diario, nuestras compras, los alimentos que consumimos, la vida sedentaria que llevamos. (para quienes no hacen ejercicio o no se movilizan). Ver como todos estos actos cotidianos están afectando a largo plazo en nuestra vida y el medio ambiente.
  • Si estábamos acostumbrados a ir a un gimnasio o hacer actividades en un lugar cerrado, esta es una de las recomendaciones para volver a una normalidad más saludable. Respirar aire puro, estar en la naturaleza y tener buena calidad de aire, es necesario para mantener nuestra salud y también para reconectarnos con la naturaleza.
  • Cuidar más de nuestra alimentación. Consumir productos locales y que hayan sido producidos en forma responsable, con la menor cantidad de agrotóxicos o que no sean de origen transgénico, ya que estos son sumamente perjudiciales para nuestra salud.
  • Incentivar la compra a los productores locales. La misma necesidad de generar ingresos ha hecho que muchas personas creen sus propios negocios locales.
  • Como productores locales aprender a cómo ser realmente productores ambientales y que sus productos cumplan con no contaminar.
  • Preferir vender y comprar a granel y en envases reutilizables.
  • Si la parte económica es relevante, también podemos notar que este tipo de iniciativas ayudan a nuestro bolsillo y disminuyen gastos innecesarios.

El momento de empezar a cambiar nuestros hábitos y actuar es ahora. Tener un nuevo inicio con acciones que impactan en nuestras vidas como individuos y a la sociedad, es un acto de consciencia y responsabilidad. Queda mucho por hacer para restaurar lo dañado, como Ecociudadanos estamos comprometidos por un mejor planeta para todos los que lo habitamos, ¿nos acompañas?

Sé parte del cambio:

Si deseas aprender más sobre temas ambientales, como asumir el reto de tener una mejor calidad de vida reconectados con la naturaleza, puedes seguirnos en nuestras publicaciones e informarte más sobre estos temas en nuestros cursos y talleres virtuales de  Educando Verde. También puedes contactarnos a informacion@ecociudadanos.org o a nuestras redes sociales que aparecen abajo.

Share Button