22/08/2016 – Nuestro cuerpo está formado por billones de microorganismos que tiene funciones vitales para la vida humana: digestión, absorción de nutrientes y secreción de hormonas, entre otros. Cuando nuestro microbioma, como es llamado este conjunto de microorganismos, está fuera de equilibrio, nuestra salud se ve afectada negativamente: hay padecimientos digestivos (diarrea o estreñimiento, gases, acidez, reflujo, colon irritable, gastritis, úlceras, mal aliento, mala absorción de nutrientes, obesidad), acumulación de toxinas en el organismo, alergias e intolerancias, sistema de defensas debilitado (con lo cual somos más susceptibles a cualquier tipo de enfermedad), trastornos emocionales como ansiedad, depresión e irritabilidad, y se tiene mayor riesgo de desarrollar enfermedades avanzadas como artritis, diabetes, tumores y cáncer. Un microbioma equilibrado consiste aproximadamente en 85% de bacterias buenas y 15% de bacterias malas. Nuestro sistema digestivo y su microbioma son tan importantes que se les conoce como “el segundo cerebro”. El sistema inmunológico y el microbioma son los que nos protegen de todo tipo de patógeno y nos permite tolerar las diferentes moléculas que consumimos y respiramos.




Actualmente nos encontramos en una crisis o desequilibrio de microbioma, padeciendo con mayor frecuencia y cada vez más jóvenes, una o varias de las afecciones anteriormente nombradas. Las 4 principales causas de esta crisis son las siguientes:

– Uso de antibióticos: automedicados, recetados por el médico o ingeridos a través de carnes animales, los antibióticos matan tanto bacterias patógenas como bacterias amigables y necesarias en nuestro organismo.

– Dieta moderna: basada en poca fibra, alto consumo de carnes (magras y procesadas), alimentos procesados, “fast food”, azúcares agregados, harinas refinadas, jugos y bebidas envasadas, calorías vacías.

– Mayor número de cesáreas: el microbioma es un órgano adquirido que se forma justamente cuando el bebé cruza el canal vaginal y se llena de las bacterias de su madre.

probioticos red

– Disminución de horas de lactancia: la leche materna es rica en bifidobacterias, las cuales difícilmente son sustituidas con una “fórmula para bebés”, aunque con probióticos se puede dar un muy buen complemento.

Hoy en día sabemos que la mayoría de las enfermedades no son determinadas por los genes, sino son provocadas por factores producidos por la forma en la que vivimos e interactuamos con nuestro medio ambiente. Es decir, nuestros hábitos alimenticios y nuestro estilo de vida influyen directamente en nuestra salud y bienestar.

La semana pasada publicamos sobre probióticos y sus beneficios y a todo lo que mencionamos, podemos agregar que son una excelente forma de cuidar nuestro microbioma.

Además del Sauerkraut, Kefir y Kombucha (mencionados y explicados la semana pasada), en Probióticos Salud Natural también pueden encontrar:

Vinagre natural sin procesar:
Promueve la circulación sanguínea y la digestión.
-Cuenta con altas propiedades antiparaséticas, antimicrobianas, antioxidantes.
-Ayuda a controlar el aumento de peso.
-Preserva la memoria.
-Mantiene la piel saludable, ayuda a parar el sangrado y alivia el pie de atleta.

04. Vinagre

Bebida carbonatada de jengibre:
-Ayuda a la digestión.
-Elimina la sensación de llenura.
-Aumenta el flujo de sangre en el cuerpo.
-Ayuda a disminuir problemas del corazón, arterosclerosis, artitris.
-Ayuda con problemas de garganta y bronquios.

02. Jengibre

Por: Ingeniera Química María Elena Durini.
Fundadora Probióticos Salud Natural.

Entérate de más formas de cuidar tu salud haciendo CLICK AQUÍ.




Share Button