16/02/2021 – En nuestra vida cotidiana realizamos actividades que contribuyen al cambio climático. ¿Te preguntas cuáles son? Vamos a aprender acerca de qué es el calentamiento global, los gases del efecto invernadero y cómo podemos cada uno de nosotros contribuir para disminuir los gases del efecto invernadero. El calentamiento en el planeta Tierra se produce cuando la atmósfera atrapa el calor que se irradia desde la Tierra hacia el espacio.

.

Hay ciertos gases en la atmósfera que bloquean el calor y no permiten que este escape. Los gases de larga vida se quedan de manera semi-permanentemente en la atmósfera y no reaccionan física o químicamente a los cambios en la temperatura, así que se describen como “forzantes” del cambio climático. Gases como el vapor de agua, que responden física o químicamente a los cambios en la temperatura, son considerados “retroalimentadores”.

Cuáles son los gases que causan el efecto invernadero:

  • Vapor de agua. Es el gas de efecto invernadero más numeroso, pero actúa principalmente como retroalimentador del clima. Cuando se calienta la atmósfera de la Tierra el vapor de agua aumenta. También incrementa la probabilidad de nubes y precipitaciones, siendo algunos de los mecanismos de retroalimentación más importantes del efecto invernadero.
  • Dióxido de carbono (CO2). Es un componente menor, pero muy importante de la atmósfera. Se libera por medio de procesos naturales como la respiración y las erupciones volcánicas, así como mediante actividades humanas como la deforestación, el cambio en la manera que se usan los suelos y la quema de combustibles fósiles. Desde que la Revolución Industrial inició, la actividad humana ha provocado un aumento en la concentración de CO2 de más de una tercera parte. Es el gas de larga duración “forzante” del cambio climático más importante.
  • Metano. Es un gas hidrocarburo. Lo originan fuentes naturales y la actividad humana, también la descomposición de desechos en basureros y vertederos, en la agricultura en especial el cultivo de arroz es uno de los mayores causantes, en la ganadería la crianza y la digestión de rumiantes y el estiércol del ganado. A escala molecular, el metano es un gas de efecto invernadero mucho más activo que el dióxido de carbono, aunque mucho menos abundante en la atmósfera.
  • Óxido nitroso. Es un gas de efecto invernadero muy poderoso que se produce debido a las prácticas vinculadas con el cultivo del suelo. En especial el uso de fertilizantes comerciales y orgánicos, la incineración de combustibles fósiles, la producción de ácido nítrico y la quema de biomasa.
  • Clorofluorocarbonos (CFC’s). Son compuestos sintéticos de origen industrial. A partir de los años 80’s fueron asociados con la destrucción de la capa de ozono por lo cual fueron prohibidos los aerosoles que eran su mayor fuente de origen. Aunque el efecto invernadero es un proceso natural en la tierra, la generación de CFC´s intensificó este ciclo y aceleró el calentamiento global.

El cambio climático es una amenaza directa a la capacidad de los niños para sobrevivir, crecer y prosperar. Los niños son las personas menos responsables del cambio climático, a pesar de ellos, son los que sufrirán las peores consecuencias. Esta es la primera vez que toda una generación de niños crecerá en un mundo que se ha vuelto mucho más peligroso e incierto a causa del clima cambiante y la degradación del medio ambiente. En el futuro, los niños enfermarán y morirán antes de los 5 años y otros crecerán enfermos. Definitivamente, será un mundo inseguro.

Ahora, aprenderemos como cuidar a la Tierra:

  • Utiliza un vaso en lugar de dejar el grifo abierto mientras te lavas los dientes. Cierra el grifo mientras te enjabonas, cuando te duchas o lavas las manos.
  • Cuando veas que un grifo gotea, repáralo rápidamente.
  • Separa la basura según cada tipo e intenta reaprovechar la ropa o el calzado.
  • Las bombillas, aceites, baterías y electrónicos no desecharlos en la basura. Los aceites viértelos en recipientes de vidrio para darles una gestión adecuada.
  • Evita comprar botellas y bolsas con agua. En su lugar, lleva botellas de vidrio y llénalas con agua del filtro o hervida.
  • Preferiblemente no imprimas. Pero si tienes que hacerlo, utiliza ambos lados del papel y disminuyes la tala de árboles y consumo de otros recursos.
  • Sustituye las bombillas incandescentes por luces LED, estas últimas duran más y consumen menos energía.
  • Compra productos locales y de Comercio Justo, Estos provienen de productores respetuosos respetuosos con el medio ambiente y con las personas que los producen.
  • Ahorra energía apagando luces que no necesitas, el planeta te lo agradecerá y tu economía también.
  • Lleva tus bolsas de manta reutilizables para tus compras, no aceptes bolsas desechables de plástico.
  • Si puedes evitarlo, no compres nada en bandejas de duroport no son reciclables, desprenden químicos tóxicos dañinos a la salud y el planeta.
  • Cuando sea posible, prefiere movilizarte en bicicleta o a pie.
  • Produce tu propio abono orgánico y crea un huerto casero, implementa la permacultura.
  • No consumir más luz de la necesaria, ya que esto contribuye en la emisión de gases que provocan el efecto invernadero.
  • Cambiar el uso de cloro, amonio y desinfectantes artificiales por desinfectantes naturales comprobados.

Si deseas saber más sobre estos temas, participar en nuestro próximo curso Elaboración de Leches Vegetales y también participar activamente como voluntario de Ecociudadanos pueden contactarnos en nuestras redes sociales abajo o al correo informació[email protected]

Share Button