10/11/2016 – Uno ama a su perro tantísimo, que es únicamente natural dejarlo que nos lama la cara. Y si de casualidad toca tus labios, ¿cuál sería el problema? Después de todo, uno ha escuchado en más de una ocasión que el hocico de un perro es más limpio que el de un humano…. ¿será?

Sólo que no es cierto. Tú has visto lo que tu perro come. Con razón los perros tienen su propia cantidad de bacteria oral, pues se llevan muchos más microbios a sus bocas que nosotros. Así que podrías pensar dos veces antes de permitir que tu cachorro acerque su cabeza a la tuya.

¿Por qué tienen que lamer?

Puedes pensar que los perros hacen esto por amor, pero hay un gran número de razones por las cuales lamen a sus propietarios, a otro perros a sí mismos, de acuerdo con el Club norteamericano del Kennel.

A ellos les gusta lo que prueban. Los perros encuentran algo rico de tu sudor o tu piel. Ese sabor también es muy reconfortante porque llega de alguien que aman.

Los recompensaste por algo. ¿Qué hiciste la última vez que te lamió un perro? Probablemente le diste la atención que quería, lo acariciaste o le dijiste algo agradable; reforzando el comportamiento. Y, como lo indica AKC, lamiendo tu cara se liberan enforfinas (que te hacen sentir bien), lo que cual incrementa el beneficio de todo.

lamidas

La boca e intestinos de tu perro reúnen todo tipo de bacterias y parásitos. Algunos de esos son zoonóticos, significando que pueden ser transmitidos a las personas y causarles enfermedades, indica el vetarinario Ken Tudor, de PetMD. Alguna de la bacteria común que puede ser transmitida puede incluir salmonella, E. Coli, clostridium y campilobacter, todo lo cual se puede encontrar en los intestinos del perro.

Dado que los perros también se lamen sus traseros, alguna de esta bacteria puede eventualmente llegar a la boca del perro y luego ser posiblemente transferida a las personas con una lamida.

Si estás saludable, un perro que te lama no te hará enfermar, según dicen muchos expertos.

“Cuando la salida de un perro toca la piel humana, especialmente de una persona saludable, es muy poco probable que le cause problemas, pues habría muy poca absorción de la saliva en la piel del humano”, dijo al New York Times el Dr. Leni K. Kaplan, Médico Veterinario de la Facultad Universitaria de Cornell.

Pero como la saliva que causa enfermedades puede ser absorbida más rápidamente por las membranas de la boca de las personas, ojos y nariz, Kaplan sugiere que sea mejor evitar que tu perro te lama algunas partes de la cara. Es muy raro que las enfermedades se esparzan de esa forma, pero aún así valdría la pena la precaución.

Después de todo, no es sólo bacteria lo que debería preocuparte.

Share Button