Los vómitos representan un problema común en los felinos y algunos estudios han demostrado que ocupan el segundo lugar después de las enfermedades dermatológicas como motivo de consulta veterinaria. Los diagnósticos diferenciales de vómitos crónicos son diversos y abarcan tanto trastornos gastrointestinales primarios como enfermedades sistémicas.

El primer paso es determinar si el gato vomita realmente, porque lo que también puede pasar es que regurgite. La regurgitación se diferencia del vómito, porque normalmente expulsan alimento sin digerir, no tiene arcadas, no hay esfuerzo abdominal durante el acto (si en el vómito). etc. Normalmente el material regurgitado, es comida poco digerida y de aspecto tubular:

regurgitacion

Bien, si llegamos a la conclusión de que lo que ocurre es vómito, hay que investigar porque se produce éste. Las causas pueden ser gastrointestinales como: intolerancia al alimento, alergia al alimento, enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedades víricas o bacterianas, parasitismo, etc. causas extragastrointestinales: como enfermedad renal, enfermedad hepatica, pancreatitis, problemas neurológicos, tumores, etc.

blogs-pere-005Existe un mito urbano sobre los gatos que no es verdad. En general se piensa que los gatos son animales “vomitadores”, ya que algunos frecuentemente vomitan pelos y la gente en general creemos que esto es normal. Que un gato vomite “de vez en cuando” aunque sea pelo, no es normal, hay que investigar porque se produce, sobretodo si es de manera crónica.

Si tu gato vomita frecuentemente, esto puede ser desde cada día a una vez cada dos o tres meses, lo mejor es acudir al veterinario para un chequeo general, le puede estar ocurriendo algo grave. Es mejor prevenir que empezar cuando ya es muy tarde.

Fuente: Medicina Felina Argentina y PetMD.

Share Button