“Ehhh..buen viaje…buen viaje tortuguita”
 .
Esta frase se nos quedó grabada en el corazón al escucharla de un soldado que nos acompañó en la actividad de liberación de tortuguitas el pasado 14 de octubre en El Paredón, Sipacate, fué tan espontánea su reacción que nos llenó de lágrimas los ojos al percibir el sentido de humanidad a favor de una buena causa, la conservación de la Parlama…todos estábamos emocionados y también podemos decir que nos identificamos con esa frase, con ese sentir que derriba paradigmas, prejuicios y divisiones…personas locales o extranjeras y de diferentes sectores  fuimos uno!
 .
Si, fuimos uno, admirando la perfecta miniatura que pudimos contemplar en nuestras manos que aleteaba  ansiosa al escuchar el rugido del océano llamandola para iniciar su ciclo de vida, una vida que está también en nuestras manos al tomar conciencia de la protección que necesitamos brindar a los diferentes ecosistemas para que este bello proceso no se interrumpa, te apuntas?
.
El siguiente evento de #TurismoDeVoluntariado donde todos son benvenidos a sumarse, es este sábado 4 de noviembre, –click aquí– para agregarse a esta actividad. Vamos por el sueño de una Guatemala limpia y verde actuando de manera consciente y responsable para la conservación de nuestros ecosistemas.
.
Te compartimos más información sobre las tortugas marinas para seguir aprendiendo juntos:
.
*”Se trata de grandes viajeras: durante su vida recorren distancias superiores a los 15 mil kilómetros pues desde el momento en el que nacen nadan en mar abierto por casi 10 años, en su proceso de crecimiento y alimentación. Del mismo modo viajan para reproducirse. Por más sorprendente que parezca, solo hasta los 30 o 40 años de edad alcanzan su madurez sexual y en ese momento emprenden una larga travesía para copular.
.
Dependiendo de la dieta que desarrollen, así mismo influirán en los ecosistemas a los que pertenecen y regularán los ciclos de vida de las especies que los habitan.
.
Un claro ejemplo de esto se da en los arrecifes coralinos. En estos entornos, las poblaciones de tortuga carey se alimentan de las esponjas. Esta relación es de vital importancia debido a que las esponjas compiten por el espacio con los corales y en algunos casos, la salud de estos se ve afectada por su crecimiento.
.
Otros ejemplo es la tortuga verde, que se alimenta de las praderas y yerbas marinas. Al podarlas, mantienen ese ecosistema saludable, mientras que cuando esas yerbas crecen sin control empiezan a liberar compuestos de carácter venenoso, como el cianuro.”
.
Contenido del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) en revista Avianca
Share Button