09/07/2014 – La prohibición sobre el uso de animales en los espectáculos se extiende por varios Estados.

En un plazo de 18 meses los circos del Distrito Federal, una de las urbes más grandes del mundo con 20 millones de habitantes en el área metropolitana, dejarán de tener animales. La prohibición sobre su uso en este tipo de espectáculos se extiende a gran velocidad en México desde que en diciembre de 2013 Querétaro se convirtiera en el primer estado en modificar sus leyes. En la actualidad, Morelos y Guerrero, además de otras cinco ciudades del país (Veracruz, Naucalpan, León, Culiacán y Zapopan), se han sumado a la iniciativa, no exenta de polémica.

“No es naturaleza de un tigre saltar aros de fuego, ni la de un oso andar en patines, como tampoco la de un elefante encadenarse y levantarse en dos patas”, argumenta Jesús Sesma Suárez, diputado del Partido Verde Ecologista en la capital de México. La Asamblea de la entidad aprobó hace unos días varios cambios a la ley para la celebración de espectáculos públicos, entre los que se encuentra la prohibición del uso de animales en las funciones circenses. La reforma, que todavía no ha sido promulgada, ha desatado las críticas del gremio de artistas y el debate ha acabado saltando los muros del Palacio Legislativo de Donceles. La semana pasada, la Comisión de Derechos Humanos de la capital emitió un informe en el que considera que la nueva norma viola derechos humanos de empleados y propietarios de la comunidad del circo.

“El espíritu de la iniciativa es evitar el maltrato a los animales. Como seres humanos tenemos la obligación de hacer respetar el derecho de los otros seres vivos”, defiende Sesma. La medida, impulsada por el Partido Verde Ecologista, salió adelante tan solo una semana después de que el jefe de Gobierno de la entidad, Miguel Ángel Mancera, inaugurara uno de los acuarios más grandes del mundo, patrocinado por el magnate Carlos Slim.

Fuente: El País.

Share Button