Las emisiones de CO2 son mucho mayores de las que se creen, aún cuando se recicla.

21/04/2021 – Cuando pensamos en los grandes problemas que causan grandes cantidades de carbono, el papel no es necesariamente lo primero que se viene a nuestra mente. Después de todo, mucho del papel de hoy en día se recicla y cada vez, usamos menos. Sin embargo, un artículo en Energy Monitor (Monitoreo de Energía, en español), describe que la industria del papel es la cuarta industria consumidora de energía en Europa.

El consumo del papel también tiene un gran impacto global. Los autores del artículo son dos periodistas estadounidenses que trabajan en Bruselas, Bélgica, Adrian Hiel y Dave Keating. Ellos escriben que las emisiones de efecto invernadero de la producción del papel representa un 0.6% del total de carbono producido en el mundo. Hacen notar que “no parece mucho, pero es más que las emisiones combinadas de Suecia, Dinamarca, Finlandia y Noruega”.

.

El problema es que al fabricar papel, se requiere pulpa. La pulpa está hecha ya sea de madera virgen o de material reciclado. Se requiere mucha energía para secarlo y luego volverlo papel. Luisa Colasimone, de la ONG Environmental Paper Network (Red de Papel Ambiental, en español), dijo a la revista antes mencionada que se requiere la misma energía para fabricar una tonelada de papel y una tonelada de acero. En el artículo, Hiel y Keating indican que “los costos de energía promedio son de aproximadamente 16% de los costos de producción, pero pueden llegar a ser tan altos como un 30%. Cerca del 60% de la energía usada en la industria del papel viene de la biomasa y el resto, del gas natural”.

Reciclarlo no es la “solución mágica” que se vende:

También, resulta que reciclar el papel no es tan beneficioso como se ha creído. No es una “solución mágica” al uso del papel, como muchos piensan. Hiel y Keating escriben: “La gran mayoría de productos de papel tienen una vida corta. Estos productos se tiran y su carbón termina en la atmósfera, dos o tres años más tarde. Esto es completamente lo opuesto a un bosque maduro o a productos de madera sólida de larga duración.”

Hiel confirma que “aunque las cifras varían, el papel se puede reciclar en términos generales, hasta 7 veces. Así que si en la publicidad de una bolsa de papel dice que “reciclan tu bolsa”, podrás hacerlo 7 veces y luego, ese carbón volverá a la atmósfera. No estará capturado en ningún lado.”

De hecho, un estudio reciente de la University College London (UCL por sus siglas en inglés y Universidad de Londres, en español), concluyó que el papel reciclado puede tener una huella de carbono mucho mayor que el papel virgen. Esto, porque para el papel reciclado se usa electricidad y combustibles fósiles, en lugar de biomasa como para el papel virgen. “Se logró determinar que si se llegara a reciclar todo el papel desperdiciado, las emisiones incrementarían en un 10%, pues el papel reciclado usa más combustibles fósiles que el virgen”, dijo el autor del estudio, Doctor Stijn van Ewik, en un comunicado.

Entonces, ¿qué solución existe?

Con esta información podemos desarrollar nuestro criterio para usar papel única y exclusivamente para lo necesario. No hace falta usar bolsas de papel, pues son mucho menos reusables que de tela. No hace falta empaques de papel. Casi nunca es realmente necesario un sobre.

En Guatemala, el uso del papel podría perfectamente reducirse al necesario para realizar trámites (personales, jurídicos, bancarios, etc), pues cada vez es más aceptada la información en línea. Recuerda que la firma digital es absolutamente válida también.

Share Button