13/10/2020 – La población mundial ha crecido y hemos visto como países llamados desarrollados han generado gran cantidad de estructuras fabriles, edificaciones, tecnología, productos y servicios que abarcan cada vez más temas y actividades humanas.

.

A la par de esto, la clasificación de los países como desarrollados y en vías de desarrollo parece ser una comparativa de desigualdad. Lo más contradictorio de esto, es que muchos países que tienen naturaleza y recursos no renovables, la están perdiendo en manos de grandes empresas para construir y generar más negocios que no toman en cuenta el medio ambiente.

El reflejo de este tipo de “desarrollo”:

Un ejemplo es la alimentación que en general se tiene hoy en día. La obesidad es una muestra de una mala nutrición, consecuencia del consumismo y de comprar comida fabricada. Con muy buena publicidad pero con un bajo valor nutritivo, esta alimentación posteriormente desencadena diferentes tipos de enfermedades. Una de ellas y una de las más alarmantes, es la diabetes infantil. En los adultos se pueden encontrar también enfermedades cardiovasculares, diabetes entre otras.

Otro ejemplo muy notorio es la destrucción de bosques nativos por tala inmoderada e incendios provocados. Estos espacios son usados posteriormente para cultivo de soya. Esto servirá posteriormente de alimento a las fábricas de carne o industria cárnica, la cual necesita más espacio para la cría de ganado. Esto a su vez, conlleva cómo hemos mencionado en anteriores oportunidades a la generación de mayor contaminación y gases de efecto invernadero, al mismo tiempo que también depredan naturaleza.

También vemos como gran cantidad de alimentos son envasados y preservados en recipientes, en empaques de plástico y duroport, en su mayoría de un solo uso. Nuevamente, todo esto conlleva a contaminación de ríos lagos carreteras bosques y muchos otros lugares.

El desmedido número de edificaciones que cada vez arrasan con las pocas áreas verdes que quedan en áreas urbanas. Un ejemplo de esto es lo que está sucediendo hoy en día en áreas como El Naranjo, en Cayalá, y que incluso en el pasado han generado desastres naturales como el Cerro Alux. En este caso, se construyó una colonia en un área protegida, y luego hubo que abandonar esas viviendas por los derrumbes que se dieron por la erosión causada por la tala de árboles.

También el tema de la ropa o “fast fashion” que genera toneladas de desechos y consume una gran cantidad de agua y electricidad. Esto conlleva la generación de gases de efecto invernadero y la contaminación del medio ambiente, para ser usada por un corto tiempo.

Entonces, no queremos ese “desarrollo”:

Si todo lo anterior es resultado del “desarrollo”, estamos utilizando mal esa palabra. Destruir la naturaleza y generar artículos servicios y diferentes productos que conllevan la alta generación de desechos y la depredación de áreas naturales, no podemos llamarlo de esa forma. De acuerdo a los Objetivos del Desarrollo Sostenible de la ONU, una de las partes más importantes es el cuidado del medio ambiente y su preservación.

.

Guatemala durante el año 2019 presentó números rojos en todas las áreas que contemplan los ODS´s, y particularmente en el área de medio ambiente, pero también en la educación. Si las personas no se educan en el tema ambiental, difícilmente lograremos entender cuáles son las consecuencias de los actos sobre nuestro consumo y toda la gran cantidad de daño que causan a la naturaleza y a nosotros mismos.

Qué podemos hacer como individuos:

  • Guiar nuestro comportamiento hacia un consumo responsable donde sepamos qué es lo que compramos, cómo fue fabricado o producido y si en realidad cumple con aspectos como comercio justo. Un comportamiento que busque informarse de que lo que compramos no esté contaminando y perjudicando el medio ambiente.
  • Entender que como seres humanos coexistimos en un ecosistema donde existen otras especies de las cuales también dependemos. Entender la naturaleza es fundamental para detener su depredación y seguirla dañando.
  • Poder tomar acciones cotidianas como llevar la bolsa de tela. Llevar nuestros propios recipientes de materiales reutilizables, como vidrio acero inoxidable u otros materiales orgánicos que ya existen en el mercado. Esto, para generar impactos positivos en la disminución de desechos
  • El cambio climático y el calentamiento global son palabras que se quedaron olvidadas debido al covid-19 Pero son situaciones que continúan y que prevalecen si nosotros no modificamos nuestra forma de consumir y de actuar.

La Educación Ambiental nos permitirá poder tener un criterio de selección con el cual podremos diferenciar los temas previamente mencionados. La educación ambiental hará también que nos depare un futuro donde todas las especies que habitamos el planeta podamos tener lo necesario para nuestra subsistencia. Esto es lo que promovemos los Ecociudadanos, ¿te nos unes?

Si deseas saber más sobre estos temas, participar en nuestras capacitaciones en línea y resolver dudas de cómo ser un mejor Ecociudadanos desde tu hogar, pueden contactarnos en nuestras redes sociales abajo o al correo información@ecociudadanos.org

Share Button