24/01/2021 – Los dos eventos climáticos modernos más populares de hoy en día son El Niño y La Niña. Ambos son eventos que están asociados con la Oscilación Sur del Niño (ENSO, por sus siglas en inglés). Esta oscilación es un ciclo climático que está relacionado con las temperaturas sobre la superficie del océano pacífico, en el ecuador. Pero aunque ambos están relacionados con el mismo ciclo climático, operan de forma muy distinta. El niño se refiere al calentamiento de las aguas del océano pacífico, mientras La Niña se refiere a su enfriamiento.

.

El ciclo ENSO:

ENSO es un acrónimo para el término Oscilación Sur de El Niño, el cual se refiere al constante cambio de temperaturas del océano pacífico, en el ecuador (El Niño y La Niña) y a la presión de aire sobre dicha parte del océano. Es un término general que se usa cuando se hace referencia al ciclo completo y no a sus tres fases: El Niño, La Niña y las condiciones neutrales.

ENSO afecta el clima en todo el planeta, causando mayores lluvias, una mayor probabilidad de sequías e incendios, calentamiento atmosférico, entre otras. Durante una fase de El Niño, por ejemplo, aguas muy cálidas del Ocános Pacífico agregan más humedad al aire, causando más tormentas y más severas, en áreas bastante amplias. El evento puede llegar a ser tan severo, que interrumpe corrientes de viento importantes, las cuales pueden cambiar la dirección de las tormentas y como resultado, los patrones normales de temperatura y precipitación. Estos cambios climáticos provocados por ENSO pueden causar también consecuencias económicas, políticas, agriculturales y de salud pública.

El Niño y La Niña:

Durante la fase de El Niño, los vientos cambian. Los vientos sobre la superficie del océano tropical del este al oeste, sobre el ecuador, pierden fuerza e incluso, se revierten, llevando el calor a lo largo del ecuador. Las lluvias siguen este movimiento de calor en el Pacífico este, mientras que las condiciones en Australia y al sureste de Asia se vuelven más secas de lo usual.

Una de las primeras señales de la llegada de El Niño son las aguas calientes, cerca de la costa de Suramérica, alrededor de la temporada de Navidad. De allí viene su nombre, pues El Niño se refiere al Niño Jesús. Las aguas usualmente alcanzan un pico de calor durante el final del otoño del siguiente año. Luego de haber alcanzado e pico, comienza poco a poco a enfriarse durante el invierno siguiente.

La Niña está caracterizada por el comportamiento opuesto. Los vientos sobre la superficie del océano tropical se fortalecen y empujan el aire caliente y las tormentas a la mitad oeste del Pacífico. Esto resulta en aguas más frías en el Océano Pacífico este y tropical. La Niña produce condiciones más secas de lo normal sobre la costa del Pacífico de Centro y Suramérica y mucha lluvia en Indonesia, el norte de Australia y el sureste de Asia.

Tanto El Niño como La Niña son condiciones que ocurren generalmente cada tres a ocho años y duran de uno a dos años. Sin embargo, no existen dos El Niño o dos La Niña iguales. Su fuerza, duración y temperaturas pueden variar de uno a otro.

Share Button