30/01/2018 – Como si el plástico no fuera suficiente amenaza para la vida en el océano, también es responsable de transmitir enfermedades.

Un estudio recientemente publicado en la revista Science, examinó 159 arrecifes en la región Asia-Pacífico y encontró 11 billones de piezas de plástico, de al menos 5 centímetros – desde bolsas plásticas a sillas a toallas con marcas como Nike.  Toda esta ‘basura’ se encontró enredada en los arrecifes, aprisionándolos más fácilmente.  Y eso que este número no incluyó las partículas microplásticas.

Al igual que los humanos, el coral puede enfermarse y la probabilidad de que el coral se enferme en presencia del plástico, aumenta de un 4 % al 89% cuando éste último lo está aprisionando. Las enfermedades incluyen infecciones como las enfermedades de banda negra y blanca. 

El plástico puede contribuir a esparcir enfermedades de cualquier número de formas, desde asfixiar el coral por obstaculizar el oxígeno y la luz del sol, a cortarle el tejido. Otro estudio más encontró que las partículas plásticas del océano están cubiertas de bacteria.



Share Button