28/10/2020 – Conforme se intensifica la pandemia, muchas ciudades alrededor del mundo han comenzado a introducir el concepto de “calles en silencio”. Esta estrategia pretende reducir el tráfico y asegurarse que sean seguras las rutas para los ciclistas y los peatones. Sin embargo, puede que hayan otros beneficios y otras razones para hacerlo permanente. Un estudio reciente encontró una relación entre la exposición prolongada al ruido de la ciudad y la enfermedad de Alzheimer.

.

Hace muchos años que se sabe que el ruido urbano causa problemas de salud. Otro estudio determinó que vivir cerca de aeropuertos “causa incrementos abruptos de presión arterial, incrementa el ritmo cardiaco, provoca estrés y que se tapen los vasos sanguíneos. Pero aún, estas respuestas cardiovasculares afectan a la persona, muchas horas después que escucharon el ruido”. Ahora, estamos confirmando que el daño dura toda la vida.

Estos estudian confirman lo que seguro muchos lectores saben y experimentan, y que recientemente Ecociudadanos publicó en Guate Sostenible. El ruido es bastante más dañino de lo que se piensa.

Share Button