El suelo como el recurso más importante para nuestra supervivencia.

El suelo es una delgada capa que cubre la superficie de la tierra, que funciona como un sistema vivo. Es el órgano digestivo más importante del planeta y está lleno de millones y hasta billones de organismos vivos. Los suelos saludables son vitales para la vida en el planeta y no sólo son la base de nuestra producción de alimentos, combustibles, fibras y medicinas, sino también desempeñan un papel vital para nuestros ecosistemas. Por ejemplo, en el ciclo del carbono capturando, filtrando agua y mejorando la resiliencia a inundaciones y sequías. Sin embargo, según estadísticas de la FAO, 40% de los suelos del planeta están gravemente degradados por lo cual debemos poner mucha atención a essta realidad. ¿Sabias que la formación natural de un centímetro de suelo toma entre 200 y 1,000 años? La FAO ha declarado el 2015 como el Año Internacional de los Suelos.

10629468_914479065249947_7899510026951246809_o

Siendo el suelo un recurso tan importante para nuestra supervivencia, tenemos que cuidarlo, protegerlo y recuperarlo. La pregunta para muchos es ¿Cómo?.

Para recuperar y mejorar los suelos, se pueden adoptar diversas estrategias (entre ellas cabe mencionar los cultivos de cobertura, los abonos verdes, la rotación y asociación de cultivos, prácticas de conservación de suelo, la cero-labranza, la incorporación de residuos de cosecha, evitar el uso de agroquímicos etc). Pero para BYOEARTH y para muchas personas alrededor del mundo, una de las estrategias más importantes es inspirada por las humildes lombrices rojas, “los intestinos del a tierra”.

10626157_914479108583276_6130897669036915734_oEl poder de las lombrices:
Como bien indican muchos autores, “las lombrices son uno de los descomponedores y recicladores por excelencia”. La lombriz más utilizada en el vermicompostaje es la Esenia foetida o coqueta roja. Ellas digieren los microorganismos y la materia orgánica en descomposición, pudiendo llegar a consumir su propio peso al día y tienen pocos requerimientos para prosperar: un ambiente oscuro, húmedo y suficiente comida. Como resultado, las lombrices producen un excelente fertilizante y si las condiciones son apropiadas, re reproducen rápidamente. El Lombricompost a diferencia de los fertilizantes químicos que en el largo plazo deterioran los suelos, es una materia orgánica muy estable que se descompone lentamente y provee un hábitat para organismos beneficiosos, mejora la salud y el crecimiento de los cultivos, mejora la estructura del suelo y su PH, además que puede disminuir la toxicidad, aumenta la retención de agua y nutrientes, así como su aprovechamiento por las plantas y a diferencia del compost también contiene mucosa de lombriz que impide la pérdida de nutrientes y humedad. Se ha encontrado que además es hasta 5 veces más rico en nitrógeno, 7 veces más rico en fósforo, 11 veces más rico en potasio y 3 veces más rico en magnesio que el suelo circundante.

Desde el año 2008, la empresa Byoearth ha promovido la lombricultura a nivel internacional y ha integrado al suelo (a través de sus clientes) más de 2,000 toneladas de abono orgánico al suelo. Byoearth fue fundada en el año 2008 por la joven guatemalteca María Rodríguez, quien estando en la Universidad escuchó que las lombrices convierten desechos en abono, reconoció el maravilloso potencial de esta simple tecnología como una solución a diversos desafíos como la degradación de suelos y las emisiones de GEI generadas por desechos orgánicos en vertederos, así como la creación de oportunidades de generación de ingresos para poblaciones marginadas.

11025765_919825498048637_837390005614701815_n

Actualmente, Byoearth produce su lombricompost en Quetzaltenango y también por medio de la cooperativa de mujeres “Sicajú” en Sumpango. La empresa social también ayudó a comenzar una producción en San Bartolomé Sacatepéquez y está iniciando también la producción un grupo de mujeres en la zona 3 de la Ciudad de Guatemala. El objetivo de la denominada empresa social ha sido el generar oportunidades de generación de ingresos y empoderamiento para estos grupos. Los grupos de mujeres además cultivan plantas aromáticas y medicinales utilizando parte de el lombricompost que producen. En los siguientes años se propone integran a más grupos de mujeres a esta cadena de producción, incrementar su participación en la comunidad de producción orgánica y poder empoderar a más agricultores y agricultoras guatemaltecas a integrar lombricompost a sus cultivos y suelos.

Cynthia Matzdorf
cynthia@byoearth.com
Equipo Byoearth

Encuentra a Byoearth en Facebook o su página en internet.

Entérate de más proyectos positivos haciendo CLICK AQUÍ.

Share Button