04/02/2017 – En la ciudad capital francesa se busca constantemente eliminar el olor típico del pipí, por lo que las constantes iniciativas van desde un considerable equipo municipal de limpieza, a inventos con afán verde.




La empresa Faltazi ideó un urinario que al recibir el ‘pipí’, mezcla la orina del usuario con paja, aserrín o viruta de madera y se convierte en compost, para posteriormente usarse en las plantas de parques y jardines.

Por el momento hay dos en las afueras de la estación de París a la ciudad de Lyon, se espera que sean muy utilizados para mantener las paredes limpias y sin olor.

Más noticias internacionales AQUÍ y nuestro resumen general de noticias AQUÍ.




Share Button