12/10/2017 – Una expedición británica descubrió trozos de poliestireno de tamaño considerable, en islas de hielo flotante, en la mitad del Océano Ártico. Este hallazgo se realizó a menos de 1,000 kilómetros del polo norte y el primero en un área que anteriormente no estaba accesible a científicos por el hielo marino. Es uno de los hallazgos más alarmantes de tal contaminante en los océanos, que ya de por sí se encuentran sumamente contaminados por pláscito.

Un grupo de científicos del Reino Unido, Estados Unidos de América, Noruega y Hong Kong, liderados por el biólogo marino Tim Gordon de la Universidad de Exeter, afirmó que el descubrimiento sólo confirma lo lejos que ha llegado la contaminación con plástico. Esto también bastante preocupación por el hecho que el plástico esté flotando al océano Ártico, debido al derrimiento del hielo marino debido al cambio climático.

“Encontrar pedazos de basura como esta es una señal preocupante de que el derretimiento del hielo puede estar permitiendo que altos niveles de contaminación deriven hacia estas áreas. Esto es potencialmente muy peligroso para la vida silvestre del Ártico”, señaló Tim Gordon, uno de los miembros del equipo.

Estos bloques pueden descomponerse en pequeñas partículas de plástico que luego son consumidas por animales, pasando a la cadena alimentaria, amenazando así a las demás especies. También, los investigadores advierten que el deshielo está liberando los residuos plásticos que permanecían en el hielo congelado en el Ártico, lo que podría aumentar la gravedad de este problema.

 

Share Button