04/07/2022 – La mayoría de los gatos se vuelven locos por el catnip. Es una respuesta muy rápida a intentar masticar y lamer esta planta, frotarse con ella y sobar la cabeza en ella. Los científicos habían pensado que la única atracción que producía era debido a la intoxicación que produce en los gatos. Sin embargo, una nueva investigación comprobó que no es la única razón por la que los gatos la disfrutan tanto.

.

Un nuevo estudio en Japón comprobó que cuando los gatos rompen la planta, sobándose en ella o masticándola, la planta libera grandes cantidades de compuestos que los protegen de mosquitos y otras pestes. Así que, disfrutar de esta planta conlleva protegerse a sí mismos.

“Estoy interesado en el comportamiento instintivo de los animales, especialmente en los animales de compañía. En este caso, por el comportamiento que genera estar expuestos a químicos, como feromonas,” dice el autor de la investigación, Masao Miyazaki, investigador de comportamiento animal de la Universidad de Iwate en Japón.

La respuesta instintiva al catnip la provocan los metabolitos de las plantas (substancias producidas durante el metabolismo), indica Miyazaki. Las hojas del catnip poseen compuestos nepetalactoles y nepetalactolenos, los cuales protegen a la planta de pestes.

“Sin embargo, nadie sabía por qué los gatos respondían a estas plantas o por qué sólo los felinos tienen esta respuesta,” dijo. “Para responder a estas preguntas, comenzamos a estudiar la respuesta que provoca la planta en los gatos”.

Comprobando que eran los compuestos químicos del catnip:

En el pasado, Miyazaki y sus colegas comprobaron que estos compuestos químicos repelían al mosquito Aedes albopictus, el cual es muy común en Japón y China. Esta vez querían saber si su actitud casi destructora con la planta, contribuía a hacer más efectiva su defensa contra las pestes.

Primero, se propusieron determinar si realmente reaccionaban específicamente a estos compuestos. Para ello, los investigadores ofrecieron a varios felinos nepetalactoles y nepetalactolenos en una caja de Petri. Ellos descubrieron que los gatos reaccionaban de forma idéntica a las cajas de Petri, que a las plantas. Lamían los químicos y se sobaban contra la caja de Petri.

Luego, aplicaron los compuestos al fondo de la caja de Petri y los cerraron con una tapadera plástica, con agujeros, para que olieran los compuestos sin poder alcanzarlos. Los felinos mostraron el mismo comportamiento de lamer y querer masticar la cajas, aún cuando no podían alcanzar los químicos. Esto comprobó que el comportamiento cuando estos químicos están cerca es instintivo.

“Sobarse y restregarse contra la superficie que contiene los químicos le permite al gato transferir los nepetalactoles y nepetalactolenos a sí mismo, lo cual tiene resultados repelentes en los mosquitos. Así, la respuesta contribuye a la defensa de pestes en los gatos”, dijo Miyazaki. “Esta respuesta es un comportamiento instintivo. Así, los gatos presentan esta respuesta sin propósito específico, indicando que los gatos no están conscientes del efecto de su comportamiento”.

Los resultados se publicaron en el diario iScience.

Share Button