26/08/2020 – Conforme la economía comienza a abrirse y las cabezas de familia comienzan a regresar a sus labores, muchos estarán encontrando los escritorios y cubículos separados por al menos (ojalá) 2 metros. Pero, ¿por qué se hace esto… tiene algún sentido?

En un comunicado del portal de salud BMJ, los profesores Trisha Greenhalgh, Lydia Bourouiba y Nicholas R. Jones, argumentan que “las reglas de distanciamiento social rígido son una simplificación extrema, que se basan en datos científicos y experimentos de viruses pasados.”

.

Los autores hacen notar que hay muchas condiciones que pueden afectar qué tan lejos viajan el micro gotas respiratorias, incluyendo, el tamaño de la gota, la ventilación, los patrones de fluido del viento, el tipo de actividad, duración de la exposición y la suceptibilidad del individuo a la infección. Así que, dependiendo de las circunstancias, los 2 metros de distancia podrían ser un mínimo, pero no podrían ser la regla general.

Los 2 metros de distancia se remontan a estudios de 1897. El estudio que más se ha usado es de la década de 1940, el cual es el único que se completó con fotografías de personas tosiendo y hablando.

La evidencia:

A pesar de las limitaciones de la exactitud de estos diseños de estudio antiguos, la observación de que grandes cantidades de micro gotas caían cerca de un posible nuevo huésped, reforzó y afianzó asumir como base científica que los 2 metros de distancia son una regla de distanciamiento social. Sin embargo, 8 de 10 estudios en una reciente revisión sistemática mostró que la proyección horizontal de micro gotas respiratorias llegaban más allá de los 2 metros. Las micro gotas estudiadas eran de 60 μm. En otro estudio, las micro gotas llegaron hasta una distancia de 8 metros.

Además, cantar, toser, hablar y estornudar generan algo de momentum de humedad cálida, las cuales contienen micro gotas respiratorias. Estas micro gotas se mueven más rápido que los flujos de viento usuales, se mantienen concentradas y pueden llegar a una distancia de los 7 u 8 metros, en pocos segundos.

En conclusión:

Básicamente la regla de los dos metros de distancia aplica a las gotas más grandes que emitimos al respirar. Pero las micro gotas pueden moverse a distancias más grandes, si se da alguna de las condiciones descritas anteriormente.

Una clave para evitar el contagio, además del distanciamiento, es la ventilación del lugar con aire fresco.

Share Button