03/05/2016 – A veces por costumbre, a veces sin intención. Sin importar la razón, quizá por falta de conciencia en como hablamos, nos hemos acostumbrado a utilizar palabras fuertes y muchas veces muy cargadas de energía pesada y negativa. Hoy como práctica de yoga fuera del mat los invito a tomar conciencia de qué palabras utilizamos y como las utilizamos. Les invito a tratar de incluir en nuestro léxico palabras con amor o al menos con más bondad. Tratemos de suavizar nuestra energía y la de las personas que nos rodean, utilizando palabras que expresen bondad y compasión.

En lugar de criticar algo, digamos algo positivo o una solución constructiva. Si lo que vamos a decir no va a mejorar la situación o a la persona, ¿para qué decirlo?





Sabías que las palabras no se las lleva el viento siempre, muchas veces echan raíces en los corazones de quienes nos rodean. Si supieras que tus palabras pueden definir las emociones de una persona, ¿pensarías mejor en lo que dirías?

Definitivamente es responsabilidad personal cómo reaccionamos ante lo que alguien nos dice, pero si revisamos únicamente nuestra parte, ¿no podríamos aportar más si nos expresamos con amor, compasión y bondad? Además que recibiríamos aún más, ya que lo que decimos regresa a nosotros cargado con lo misma energía.

Habla con el corazón, Habla desde el corazón, piensa antes de hablar, y si es necesario, calla… si el silencio no dañará mas.

Maria Enriquez B., Directora EKAM YOGA
mariaenriquezb@gmail.com
Tel. 2310-0090

Instagram: @ashtanguichapina // @ekamgt
Facebook: @mariaenriquezb // @ekam.guatemala

Entérate de más formas de cuidar tu salud haciendo CLICK AQUÍ.




Share Button