26/11/2020 – No es inusual que los niños lleguen a la escuela con bolsas. Siempre se observan niños con bolsas o mochilas, llenas de libros y cuadernos. Pero en esta escuela en la India, los niños están llegando con bolsas llenas de “basura”.

[bsa_pro_ad_space id=10]

La India tiene un serio problema de desechos plásticos, pues genera aproximadamente 26,000 toneladas de plástico cada día. Y en Pamohi, al norte del país, la gente de escasos recursos ha tenido que recurrir a quemar el desecho plástico como calefacción.

Sin embargo, hace cuatro años, Parmita Sarma y Mazin Mukhtar llegaron al área y establecieron la Fundación Educativa Akshar. Esta Fundación incluyó en sus procesos una idea innovadora: pedirles a los padres de los alumnos que pagaran los honorarios de la escuela con desechos plásticos.

Este pago crea un positivo sentido de “pertenencia”:

El pago son 25 artículos plásticos por semana, por adulto. Esto se convierten en 100 artículos (envases, botellas) plásticos que se acopian al mes. La escuela tiene más de 100 alumnos, por lo que mes a mes, se acopian 1,000 piezas de plástico para su reciclaje. No solamente está ayudando a mejorar el ambiente local, sino que ha comenzando a transformar las vidas de las familias locales.

En lugar que los niños del área se involucren en trabajo infantil, esta escuela les está permitiendo educarse y aprender sobre la importancia de la economía circular. Si bien la Fundación subsiste de donaciones, el “pago” con estas piezas plásticas ha servido para que tanto los alumnos, como los padres, se empoderen y adueñen de la visión de la misma.

Share Button