08/11/2014 – El presidente de Guatemala, Otto Pérez, pidió este sábado “disculpas” a miles de indígenas de 33 comunidades rurales reprimidos y desplazados por la construcción de una hidroeléctrica en el norte del país hace tres décadas.

“Este día doy ese primer paso y es pedir públicamente las disculpas como presidente de la República, en nombre del Estado de Guatemala pido las disculpas”, dijo el mandatario al anunciar el inicio de un plan de resarcimiento en el poblado de Rabinal, Baja Verapaz, unos 300 km al norte de la capital guatemalteca.

La represa, considerada la más grande de Centroamérica, fue construida a finales de la década de 1970 con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial, provocando el desplazamiento de comunidades enteras de descendientes mayas.

Otros cientos de habitantes que se negaron a abandonar sus tierras fueron masacrados por el ejército con la excusa de que estaban vinculados con la guerrilla, en el marco de la guerra que vivió el país entre 1960 y 1996, según ha reconocido el propio Estado.

Paradójicamente, tres décadas después la mayoría de las comunidades, integradas por unas 6 mil familias, carecen de servicios básicos como energía eléctrica.

Fuente: Siglo21.

Share Button