09/06/2022 – Recientemente, la Unión Europea llegó al acuerdo de requerir que todas las empresas electrónicas usen cables conectores estándar USC-B-C en 15 distintos tipos de productos. Estos tipos incluyen desde teléfonos, a cámaras, audífonos y otros aparatos recargables. Se incluirán computadoras portátiles en una fecha futura. Esta decisión surge para disminuir la gran huella de carbono que causa tener distintos cargadores para cada tipo de aparato.

.

“Cada año ingresan a Europa medio billón de cargadores para aparatos portátiles. Esto genera entre 11,000 y 13,000 toneladas de desperdicio electrónico. Un solo cargador para todos los aparatos eléctricos nos beneficia a todos”, dijo en un comunicado de prensa Alex Agius Saliba, miembro del Parlamento Europeo.

De acuerdo con el documento que contiene la propuesta, el cambio reduciría las emisiones de gases de efectivo invernadero en 180 toneladas métricas al año, reduciría el uso de material en 2,600 toneladas métricas y reduciría el desperdicio electrónico a 980 toneladas métricas. Eso, sin incluir que le ahorraría a los consumidores europeos 250 millones de euros al año (equivalente aproximadamente a más de 2,000,000,000 quetzales al año).

Este cambio que le ahorraría dinero a los consumidores, le costaría dinero también a Apple, pues perdería también en venta de conectores y adaptadores.

Este paso es parte de un plan estratégico más grande:

La Unión Europea no está pensando solamente en cargadores y cables conectores. Todo es parte de una estrategia más amplia. De acuerdo con el reporte, “el Plan de Acción de Economía Circular de la Comisión proporciona lineamientos para todo el ciclo de vida de productos, afectando su diseño, proceso dentro de la economía circular y así fomentar el consumo sostenible”.

El plan de acción es parte del Acuerdo Verde europeo. Este indica que la transición a una economía circular reducirá la presión en los recursos naturales. El plan indica: “el nuevo plan de acción anuncia iniciativas para todo el ciclo de vida de los productos. Esto significa que los productos y su diseño se modificarán para promover una economía lineal, fomentar el consumo sostenible y prevenir el desperdicio.”

Share Button