Las fiestas de fin de año se tratan sobre todo de sentirnos agradecidos, pero también de comida – mucha, muchísima comida. La cocina y comedor reciben una gran cantidad de ofertas deliciosas, con olores tan tentadores en el aire que despierta a muchos desde temprana hora.

Aunque nos enfocamos en entretener a nuestros invitados y supervisar nuestras responsabilidades culinarias, tenemos que tener en mente también a nuestras mascotas. Les será un poco dificil resistirse al festín que preparamos, pues una gran parte de nuestros platos están inundados de grasa y no son para nada adecuados para ellos (poco adecuados para humanos también, recordemos que un tamal tiene más de 1000 calorías).

Así que, estos son algunos consejos de qué y cómo compartir algunos platos con nuestros familiares de cuatro patas:

[bsa_pro_ad_space id=10]

  1. Pavo: uno de los platos que ya es sumamente común servir en Guatemala, es pavo. Se ha convertido en el plato fuerte durante convivios familiares, cena de noche buena y fin de año. En moderación y teniendo en cuenta que esté muy bien cocido, la Sociedad Norteamericana para la Prevención de Crueldad Animal aconseja darle una porción moderada a tu mascota. Asegúrate que está bien cocida, pues el pavo crudo puede contener aún salmonela y NO LE DES LOS HUESOS.
  2. Tamal: El tamal es un plato típico de Guatemala y hay versiones tradicionales, negros y ahora, hasta vegetarianos. Sin embargo, incluso para el humano el tamal no necesariamente el plato más recomendado, pues contiene más de 1000 calorías, todas aportadas principalmente por la alta cantidad de grasas que lleva. Por lo mismo, lo más recomendable es NO compartirlo con tu mascota, pues su hígado y procesos alimenticios pueden verse seriamente afectados por un bocado.
  3. Puré de papas/papas: Si apartas puré o papas antes de agregarles mantequilla, margarina, sal o leche, entonces compártele una porción reducida a tu mascota. No más de una cucharadita.
  4. Postres: Cualquier tipo de pastel y postre en general viene cargadísimo de azúcar y grasa. Los postres de estas fechas viene aún más inundados de estos ingredientes que no son para nada beneficiosos para tu mascota.
  5. CUIDADO CON EL ALCOHOL: Además de no dejar bebidas a medias al alcance de tu mascota, ten en mente también que muchos pasteles de estas épocas tienen alcohol. Tan sólo una pequeña cantidad de licor, mínima para estándares humanos, puede resultar tóxica y hasta fatal para las mascotas.



Share Button