08/01/2018 – Probablemente ha escuchado cómo Suecia se quedó sin basura.  Es cierto: el país de menos de 10 millones de habitantes envía menos del 1 por ciento de la basura producida domiciliarmente a los rellenos sanitarios. El desperdicio que se genera se quema para crear electricidad y llevar esta energía a los hogares.

Además de eso, los ciudadanos suecos tienen un gran hábito por reciclar también.  Casi todo lo que puede reciclarse, se recicla. Estos dos aspectos del sistema de tratamiento de desechos ha llevado a su estilo de vida de generar tan poca ‘basura’.
El reciclaje es tan parte de la cultura, que incluso cuentan ahora con un centro comercial – que se llama  ReTuna Återbruksgalleria – que tiene sólo negocios que reciclan o reparan de todo. Este centro comercial está localizado 60 millas fuera de Estocolmo, en el pueblo de Eskilstuna. Hay 14 tiendas, un restaurante, un área para exhibiciones y un programa educativo, para que a quienes les interese, aprendan aún más sobre el reciclaje.

.


.

No solamente las personas de Eskilstuna reciclan más y desperdician casi nada de sus desechos, sino también ahorran energía para crear nuevos productos y por si fuera poco, crearon 50 nuevos empleos. La variedad de empleos incluyen trabajo de reparación, administración del centro comercial, vendedores en las tiendas, maestros para las clases de reciclaje, cocineros en los restaurantes y seguridad.



Share Button