09/02/2018 – Desde 2003, Kamikatsu, un pequeño poblado de Japón en la Isla de Shikoku, se ha embarcado en una admirable misión: producir cero basura al llegar al año 2020. No enviarán una sola pieza de desperdicio a los basureros rurales o incineradores, lo cual hasta hace un tiempo era la norma en la región. Al momento, el pueblo de a penas 1,500 ciudadanos ha comprobado estar libre de basura, alcanzando un rango de 80 % de desperdicio orgánico únicamente, en comparación con el promedio nacional en Japón del 20%.

Como lo muestra el video en inglés de Great Big Story, el epicentro de la actividad de clasificación, en donde los ciudadanos del pueblo separan sus residuos en una impresionante cantidad de 45 categorías distintas. Es un impresionante lugar en donde no hay tres o cuatro botes para reciclar, sino 45 botes distintos perfectamente identificados, para los distintos tipos de material reciclable posible.

Para los artículos que no se usaron y ya no se desean -desde herramientas pequeñas, juguetes y similares- existe una estanción en donde se reúnen este tipo de cosas y en donde cada residente del lugar puede llegar a dejar y/o llevarse lo que desee. Todo esto hace, que no existan camiones recolecteres de basura en el lugar.



Share Button