12/02/2014 – Por su raro defecto congénito, había estado en cuatro casas pero siempre lo devolvieron. Ahora una familia decidió adoptarlo.

Su historia dio la vuelta al mundo. Snuffles, el perro que nació con un raro defecto congénito que le da la apariencia de tener dos narices, finalmente consiguió dueño. Es que luego de haber estado en cuatro casas y siempre ser devuelto por su apariencia, ahora una familia de Escocia decidió adoptarlo.

La historia fue difundida por el diario Daily Mail y pronto fue divulgada en varios países. Snuffles, un ovejero alemán de cuatro meses, había sido rechazado cuatro veces y por eso pasaba sus días en un refugio de animales de la ciudad de Glasgow, en Escocia. Pero la respuesta de la gente fue conmovedora: según contaron desde ese lugar, recibieron más de 40 mensajes y 20 llamadas desde Estados Unidos, Inglaterra y hasta de Sudáfrica. Finalmente, una familia de East Lothian, un distrito cercano a la ciudad escocesa de Edimurgo, se hará cargo del perro.

Fuente: Clarín.

Share Button