07/09/2014 – Los guerreros de la tribu indígena ka’apor ‘cazan’ y dejan desnudos a los madereros que talan ilegalmente los bosques de la Amazonia en un intento de proteger sus tierras ancestrales en el estado brasileño de Maranhão.

Los aborígenes asumieron la responsabilidad de proteger la selva, revela la cadena Globo. Y cumplen con la función de guardabosques de una manera bastante peculiar.

fc4066996df14d1b6691cc7ee10b720e_article430bw

Lo primero que hacen es establecer puestos de vigilancia en las áreas forestales expuestas a la explotación ilegal. Desde estos puestos envían a sus guerreros a capturar y expulsar a todos los taladores que encuentran.

e22eb3cd274e8bcc67f1a898c5730fc8_article630bw

Con el fin de avergonzarlos y castigarlos de manera ejemplar, los indígenas los atan, les quitan la ropa, los privan de sus hachas, sierras y otras pertenencias y, una vez desnudos y despojados de herramientas, liberan a los intrusos para que regresen a su civilización. Las herramientas incautadas a los leñadores son destruidas o utilizadas por los ka’apor para aserrar los troncos encontrados para que los invasores no vuelvan a recogerlos.

9f8c6c0b68eabcfe77dc450de803f4cc_article630bw

Mientras tanto, según las leyes federales, la zona en la que habitan forma una reserva. El actualmente denominado Alto de Tierra Indígena Turiaçu fue demarcado por la Fundación Indígena Nacional de Brasil (FUNAI) en 1978 y debe estar protegida por la ley de todas las intromisiones de personas ajenas al territorio.

Fuente: Reuters.

Share Button