La Asociación Ambiental Guatemala 22, está enfocada en usar la innovación, el positivismo y la creatividad para compartir conocimientos ambientales y formar eco-valores.

G-22 es una iniciativa sin fines de lucro que busca promover las mejores prácticas ambientales a partir del individuo. Estamos convencidos que el futuro de Guatemala y el planeta se cimienta en tres palabras claves: Inteligencia, Moderación y Creatividad.

En G-22 le apuestan a la educación y la concienciación ambiental, como las mejores herramientas para enseñar a los ciudadanos a ser más responsables en el manejo de los recursos y su consumo.

Ellos pueden afirmar que es posible encontrar un minimalismo sostenible que, además de brindar comodidad, también sea replicable y que en el proceso se convierta en una herramienta formativa para cualquier persona, sin importar la edad, el género o su capacidad adquisitiva.

G-22Nuestro centro urbano ha sido visitado en los últimos años por miles de personas de Guatemala y otros países, que han venido a visualizar la transparencia ecológica con la que vivimos, educamos y trabajamos. 

La congruencia de nuestro mensaje con la de nuestras acciones hace que G-22 sea una organización pionera en presentar un mensaje ambiental propositivo y transparente, en lugar de uno confrontativo y de dudosa procedencia.

Nuestro centro cuenta con un centro de reciclaje abierto al público, estacionamiento de bicicletas, energías renovables aplicadas, salones de capacitaciones y talleres, oficinas bioclimáticas, biblioteca ambiental, apartamentos sostenibles y más espacios por descubrir.

En G-22 hemos generado ideas en los últimos años que son propositivas y cuestionan de alguna forma los modelos habituales. Nos encanta la innovación y la creatividad.

Hemos cuestionado los modelos educativos contemporáneos que son en dos  dimensiones. Libros, cuadernos, pizarrones, maestros hablando—niños levantando la mano para salir al baño. Este modelo que priva de alguna forma la energía y creatividad de los niños y los introduce dentro de un aula iluminada artificialmente con clima controlado. Ese modelo  fue producto de la Revolución Industrial hace casi dos siglos. Fue durante ese momento que las familias dejaron el campo para migrar a las ciudades y trabajar en fábricas,  y entonces dio paso educar a nuestros hijos dentro de cuatro paredes, sentados en un escritorio rígido que limitaba su movimiento corporal durante su jornada escolar.

IMG_2312

Nuestra propuesta en G-22 ha sido la de diseñar un aula que piensa diferente. Un aula educativa dentro de una escuela pública en Guatemala que trae una oportunidad distinta de educar a nuestros niños. Un aula que propone la integración de la ecología y la educación en un mismo espacio. El proyecto se llama el Aula Semilla, y fue concibo como el primer prototipo de muchos por venir. Estamos convencidos que debemos formar eco-valores para garantizar la sostenibilidad ambiental de nuestro país y planeta. Y estos eco-valores  debiesen formarse en casa y reforzarse en la escuela.

El Aula Semilla es una propuesta sostenible de un aula bio-climática de bajo costo. Desde su construcción será utilizada como una oportunidad para educar a muchas personas: estudiantes, docentes, académicos, empresarios, trabajadores y campesinos de las comunidades donde se construyan.

Para más información de este proyecto: www.g-22.org/aula-semilla

Por: Alfredo Maul, Director Creativo de G-22

www.g-22.org

 

Share Button
Etiquetas