Esta idea te ayudará a consumir todos los nutrientes y antioxidantes contenidos en las fresas y también a ahorrar en agua y jabón en lavar los recipientes para la gelatina.  Doble beneficio: genial y rica nutrición para tí y ahorro de agua para el planeta 🙂 .

Necesitarás al menos 1/2 libra de fresas, un sobre de gelatina, un par de limones, azúcar en polvo o glas, un cuchillo, tabla y un poco de buena música.

Primero lava, desinfecta y deja secar bien todas las fresas.  Luego, quítales las hojitas:

fresas 3

Quítale también una mínima parte abajo para que la fresa se pare sola:

fresas 7

Ponla parada y si te queda un poco torcida, como esta, hazle un pequeño corte para dejarla pareja, pues la gelatina sólo llegará hasta su orilla más próxima a la base:

fresas 5

Cuando ya la tengas pareja, usa una pequeña cuchara melonera o un cuchillo para cuidadosamente remover la parte interior de la fresa:

fresas 8

Mientras más le puedas quitar, más gelatina le podrás poner:

fresas 9

Hasta que quede así:

fresas 10

Y ese proceso… ¡con todas las fresas! (sugerimos poner buena música para dicha tarea 😉 ):

fresas 11

Luego, prepara la gelatina de acuerdo a las instrucciones de la misma:

fresas 13

Algunas gelatinas se deben preparar con agua caliente… si este es el caso de tu elección de gelatina, deja que se enfríe un poco antes de verterla dentro de tus moldes-fresa:

fresas 14

…y mételas rápido a la refri.

AUNQUE ES TOTALMENTE OPCIONAL, el limón con el azúcar le dan un genial toque.  Si decides hacerlo, hazlo en el momento antes de servir las fresas:

Obtén un poco de ralladura de limón:

fresas 16

Corta el limón de esta forma:

fresas 17

Y usa las orillas del limón para pasarlo por el borde de las fresas:

fresas 18

Para luego untarle azúcar + ralladura:

fresas 19

Y terminar colocándole, uno de los trozos de limón que ya cortaste:

fresas 20

Se repite con todas 🙂

fresas 2

¡Y LISTO!  #yummy

Share Button