23/02/2021 – El aluminio es útil en nuestro diario vivir. Sus propiedades para conducir electricidad son grandiosas. Su maleabilidad es tan útil para nuestra vida cotidiana que, ¿quién no ha tenido utensilios de cocina fabricados de aluminio? Sin embargo ¿te has preguntado qué tan saludable puede ser cocinar con este tipo de utensilios?

En este artículo hablaremos de los efectos a la salud ocasionados por el aluminio y sobre la cocción con aluminio, el cual es un tema relevante. Sus efectos en la calidad de vida humana, animal y vegetal son negativos, a continuación, veremos por qué.

El elemento Aluminio:

Como elemento en la naturaleza, el aluminio no representa mayor peligro de toxicidad. El aluminio se vuelve perjudicial para los seres vivos cuando se encuentra en condiciones de fuerte acidez, ya que el aluminio se libera en forma indivisible. Esto incrementa de esta manera su disponibilidad en el suelo, provocando mayor riesgo de toxicidad para los seres vivos.

Debido a las acciones realizadas por los seres humanos, el aluminio puede existir en altas concentraciones en los alrededores de los sitios donde se desechan residuos de ciertas industrias, refinerías, fundiciones, canteras y minas. También los desechos que ocasionamos en casa son responsables de la contaminación de aluminio. Por ejemplo, las latas de alimentos, el papel aluminio, etc.

En Guatemala no se cuenta con lugares apropiados para desechar la basura y tampoco se cuenta popularmente con una cultura verde, pues no acostumbramos a separar los residuos inorgánicos y orgánicos adecuadamente.

El ciclo que puede formar el Aluminio:

Las reacciones químicas son parte de nuestra vida, de cómo funciona la naturaleza. Así que es entendible decir que el aluminio reacciona con otros elementos, aumentando su potencial de toxicidad. Esto es lo que sucede en los basureros, los cuales contienen suelo ácido.

Tanto el hidrogeno como el aluminio generan acidez. El aluminio reacciona al entrar en contacto con el agua y esto genera hidrógenos, los cuales acidifican el suelo. Cuando el suelo se encuentra muy acido, genera más aluminio hidrogenado y éste vuelve a reaccionar, creando así un ciclo.

Así se llegan a contaminar nuestros alimentos:

Al llover, la contaminación que tiene el suelo a causa del aluminio, se filtra en las aguas subterráneas que están muy relacionadas con las aguas superficiales (lagos, mares, ríos) afectando así a los animales y plantas que viven en el agua..

Los alimentos originados de animales marinos provienen contaminados, así como el agua que bebes y los vegetales que consumes. De esta manera es cómo el ciclo hidráulico se mantiene constantemente contaminado.

Muchos vegetales incorporan aluminio del suelo en el que son cultivados. Cuando el pH del suelo es menor a 5, este metal es soluble en el agua y lo absorben las raíces de las plantas. El contenido de aluminio en los comestibles es enormemente variable debido a su uso generalizado, no sólo en la manufactura sino también durante el almacenamiento en latas y envoltorios.

Los alimentos que contribuyen en mayor proporción al aluminio a la dieta son los cereales, quesos procesados y la sal, ya que contienen compuestos de aluminios agregados como aditivos. Inimaginable, ¿verdad?

Durante el procesamiento industrial de conservas de frutas y cerveza se agregan ciertas sales de aluminio, las cuales también son componentes usuales de polvos de hornear, conservantes, aditivos y agentes emulsionantes. Las hojas de té tienen, en general, un elevado contenido de aluminio. Las latas de bebida y los utensilios de cocina son fuentes adicionales de aluminio en la dieta. Afortunadamente, la mayoría de los alimentos no disuelve cantidades importantes del catión aluminio, pero tanto el calor proporcionado durante la cocción como la adición de soluciones ácidas y salinas, aumentan considerablemente su disolución.

Los utensilios utilizados en la cocina son una fuente alternativa de absorción de aluminio, son sujetos a varios ciclos de calentamiento durante su vida útil. A mayor temperatura de ebullición, mayor liberación de aluminio.

Los estudios dietarios muestran gran variabilidad con respecto a las cantidades de aluminio que pueden ser incorporadas a través de comidas y bebidas: entre 3 y 100 miligramos de aluminio al día (Nesse, et al, 2003 ). Nesse, A., Garbossa, G. Perez,G., Vitori, D., Pregi, N. (2003). Aluminio ¿Culpable o inocente?.Volumen 2.(Número 1). pp. 9-16.

Ahora veamos recomendaciones para evitar el uso del aluminio:

  • No ingerir alimentos procesados en grandes cantidades a diario, ya que contienen aditivos con aluminio.
  • Usar utensilios de cocina de acero inoxidable o titanio.
  • No cocinar en papel de aluminio y evitar su uso en la cocina. Además, es un desecho que tiramos y puede volver al medio ambiente.
  • Los alimentos que se quieren conservar, no envolverlos con papel de aluminio, usar en su lugar recipientes de vidrio.
  • Envolver bocadillos o alimentos que se consumirán cuando se esté fuera de casa, en envoltorios ecológicos que duran toda la vida.
  • Los medicamentos y cosméticos que contengan aluminio, cambiarlos por productos naturales sin este elemento.
  • Evitar el uso en exceso de enlatados y envolturas de aluminio.
  • Buscar la reutilización de los desechos que se hagan con el aluminio.
  • Clasificar los residuos.
  • Investigar acerca del exceso de energía eléctrica usada para la fabricación de productos de aluminio y como perjudica esto al medio ambiente.
  • Aumentar el consumo de alimentos alcalinos como ensaladas, entre otros.

Si deseas saber más sobre estos temas, participar en nuestras capacitaciones en línea, ecoretos y resolver dudas de cómo ser un mejor Ecociudadano desde tu hogar, recibir más información sobre estos temas en nuestras capacitaciones de Educando Verde, y como participar activamente como voluntario de Ecociudadanos pueden contactarnos en nuestras redes sociales abajo o al correo informació[email protected]

Share Button