25/01/2015 – La manipulación de juegos pirotécnicos en las laderas del cerro Santo Tomás de Pecul, pudo haber sido la causa de un voraz incendio forestal que consumió 60 hectáreas de reserva natural cercanas al nacimiento del río Siguansis, que suministra el agua a miles de habitantes de la región occidental de Suchitepéquez.

Fuente: La Hora.

Share Button