17/03/2021 – La Kombucha es una bebida efervescente y fermentada que la mayoría ya conocemos. Su valor en términos de salud reside en que puede ayudarnos a fortalecer las defensas y la microbiota en tiempos de pandemia de Covid-19. Pero la bebida realmente no es nueva.

.

Nacimiento de la Kombucha:

Según kombucheria.com, en el año 414 A.C. un monje tibetano amante de la naturaleza llamado ”Kombu” fue a la casa real del emperador Inkyo y le regaló el hongo de la Kombucha. El emperador probó la bebida según las indicaciones y disfrutó tanto que quedó prendado de inmediato. A partir de ese momento se convirtió en un gran “Kombuchista” y recomendó la fabricación en todo su imperio. El éxito se extendió rápidamente y así esta legendaria bebida obtuvo su nombre:

“Kombucha” traducido significa “té de Kombu”.

Beneficios:

Entre sus múltiples beneficios, se puede categorizar y mencionar los siguiente:

-Beneficio probiótico:

La Kombucha se elabora agregando cepas específicas de bacterias, levadura y azúcar al té negro o verde. Luego se deja fermentar durante una semana o más. Durante este proceso, las bacterias y la levadura forman una película similar a un hongo en la superficie del líquido. Esta es la razón por la cual a la Kombucha también se conoce como té de hongos.

Una gran cantidad de bacterias crecen en la mezcla. Aunque todavía no hay evidencia de los beneficios probióticos de la Kombucha, contiene varias especies de bacterias de ácido láctico que pueden tener función probiótica, tal y como destaca este estudio publicado por el Centro de Información de Biotecnología.

Los probióticos proporcionan bacterias saludables al intestino, lo que contribuye a mejorar muchos aspectos de la salud, incluida la digestión, la inflamación e incluso la pérdida de peso.

-Poder antioxidante:

Aunque no existen estudios en humanos sobre el beneficio antioxidante de la Kombucha, parece ser un área de investigación prometedora para las personas con enfermedad hepática. De hecho, un trabajo publicado en ‘Journal of Microbiology Biotechnology‘ (Diario de Biotecnología y Microbiología) determina que: “Las moléculas antioxidantes producidas durante el periodo de fermentación podrían ser la razón de las propiedades hepatoprotectoras y curativas eficientes de este té contra la hepatotoxicidad inducida por fármacos”.

-Disminuye el riesgo cardiaco:

Las enfermedades cardiacas son la principal causa de muerte en el mundo. Estudios en ratas muestran que la Kombucha puede mejorar en gran medida dos marcadores de esta patología, el colesterol LDL, el malo, y el colesterol HDL, el bueno, en tan solo 30 días. Esto lo destaca una investigación publicada en ‘BMC Complementary Alternative Medicine‘, (Medicina Alternativa Complementaria BMC, en español).

Si ya te convenciste y comenzarás a disfrutar Kombucha en lugar de gaseosa, pide la tuya a domicilio al emprendimiento Santaelena Kombucha al 47699667.

Share Button