10/01/2019 – A partir del 1 de enero de 2019, entró en vigencia en la ciudad de Nueva York la prohibición de usar y comercializar el poliestireno expandido, tipo de plástico que en Guatemala se conoce como ‘duroport’.

Los negocios y comercios en esa ciudad tuvieron hasta el 31 de diciembre de 2019 para terminar su inventario. A partir del 1 de enero de este año, entre los productos que solían comercializarse fabricados de este producto, están:

  • Tazas.
  • Soperas.
  • Platos
  • Bandejas.
  • Contenedores para llevar comida.
  • Empaques de manías.

La prohibición la introdujo el alcalde Bloomberg, quien lanzó la idea al final de su periodo como alcalde. En ese entonces, él explicó que “es algo sin lo que podemos vivir, que es destructivo al medio ambiente, que le cuesta dinero a los contribuyentes y que el fácilmente reemplazable: los vasos de café y los hot dogs nos van a sufrir sin este producto.”

La primera prohibición llegó el julio de 2015, pero fue una victoria corta, pues una coalición de restaurantes y fabricantes demandó a la ciudad, ganando cuando la Corte Suprema de Nueva York determinó que la prohibición era “arbitraria y caprichosa”.

Cuando la ciudad intentó nuevamente hacer legal la prohibición, lo logró en 2017. Este año la corte se puso de lado de la ciudad, pues ésta última argumentó que “no había forma económicamente viable y ambientalmente amigable de reciclarlo”.

La ciudad de Nueva York se une a otras ciudades que en los Estados Unidos de América ya han prohibido el duroport – Minneapolis, Miami, Seattle, Washington D, y Los Angeles. En Guatemala, el primer municipio en incluir el duroport en una prohibición de este tipo, fue San Pedro La Laguna.

Share Button