01/12/2016 – La falta de sueño afecta los cerebros infantiles de los niños de forma diferente que a los adultos, muestra un estudio nuevo.

Nadie necesita evidencia científica para saber que la falta de sueño constante es mala para la salud. Muchos de nosotros estamos constantemente con falta de sueño. El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) dice que 1 en 3 adultos no duermen suficiente, poniendo en serio riesgo su salud.




“Dormir menos de siete horas cada día está asociado con el riesgo de desarrollar condiciones crónicas como obesidad, diabetes, presión arterial alta, ataques al corazón y enfermedades mentales frecuentes,” dice el CDC.

Debido a esto, es obvio que muchos padres intentan que sus hijos duerman lo más posible. (Por eso y porque si no duermen una siesta, se vuelven problemáticos). Pero hay otra razón por la cual los niños deberían estar cuajadísimos: Un nuevo estudio dice que la falta de sueño puede afectar los cerebros infantiles.

nino-dormido

“El proceso de dormir puede estar involucrado en la ‘conexión’ cerebral en los niños, por lo que puede afectar su maduración,” dijo Salomé Kurth, autor del estudio e investigador en el Hospital Universitario de Zurich (UHZ), a Science Daily. “Esta investigación muestra un incremento en la necesidad de sueño en las regiones posteriores en los niños”. (Específicamente, los lóbulos parietales y occipitales). Esto es distinto que los efectos de la falta de sueño en los adultos, en quienes típicamente se concentra en las regiones frontales del cerebro.

Science Daily reporta: Apoyado por un equipo grande de estudiantes, Kurth y sus colegas estudiaron los efectos de la falta de 50 % de sueño en un grupo de 13 niños, entre las edades de 5 a 12 años. El equipo midió primero los patrones infantiles en sueño profundo, durante una noche normal de sueño. Luego, volvieron a medirlos en otra noche, en la cual los investigadores mantuvieron a todos los niños despiertos bastante pasada su hora de dormir, leyéndoles y jugando con ellos. En cuanto al sueño y el impacto en el desarrollo o “madurez” del cerebro, como dijo Kurth, tiene que ver con el sueño profundo y el contenido de la mielina. La Mielina es un tejido grasoso blanco que permite que la información eléctrica viaje rápido entre las células cerebrales. Como dijo la Universidad de Zurich, en un comunicado de medios:

“Nuestros resultados muestran que el efecto de sueño profundo ocurre específicamente en una región particular del cerebro y está vinculado con el contenido de mielina”, resume Kurth. De acuerdo con el investigador, este efecto puede ser únicamente temporal, por ejemplo, ocurrir durante fases de desarrollo sensible durante la infancia o adolescencia. Los científicos asumen que la calidad de sueño es conjuntamente responsable de las conexiones neuronales que se desarrollan óptimamente durante la infancia y la adolescencia.

Entérate de más formas de cuidar tu salud haciendo CLICK AQUÍ.




Share Button