07/04/2021 – Los derechos al acceso a tierra de la gente indígena es clave para manejar de mejor forma la crisis climática y cuidar la biodiversidad, según un reporte de la Organización de Naciones Unidas.

El reporte de la Organización de las Naciones Unidas lleva por título “Gobierno de los Bosques por parte de Personas Indígenas y Tribales”. La Organización para la Agricultural y la Alimentación (FAO) de la ONU publicó el reporte este 25 de marzo pasado. En el mismo, se revisaron más de 300 estudios realizados en las últimas dos décadas, para mostrar cómo el manejo de las comunidades indígenas latinoamericanas ha sido, en general, mucho mejor para proteger la región.

.

“Reúne evidencia que confirma que las personas indígenas son realmente buenas protectoras de los bosques”, expresa la coautora del mismo, Myrna Cunninghma, una activista de derechos indígenas.

El reporte se enfoca en los buenos resultados latinoamericanos:

El reporte se enfoca en Latinoamérica porque los derechos sobre la tierra de las personas indígenas en la región, han sido históricamente mejor protegidos. El autor del reporte indica que más de dos tercios de la tierra que le pertenece a personas indígenas y afro-descendientes en la región, cuentan con títulos oficiales. Este no es el caso de África o Asia.

“Latinoamérica fue realmente una pionera y en muchas formas, bastante más progresista en términos de políticas públicas sobre estos territorios”, indica el reporte. Por esto, las personas indígenas controlan actualmente alrededor de 4.04 millones de kilómetros cuadrados en Latinoamérica. Esto es cerca de un quinto del área total del continente. De esta área, más del 80% está cubierto con bosques y casi el 60% está en la cuenca del Amazonas. En esta área, las personas indígenas controlan un área más grande que las áreas de Francia, el Reino Unidos, Alemania, Italia, Noruega y España combinados. Esto brinda una gran cantidad de datos de la región, para comparar el manejo de bosques entre administraciones de personas indígenas y no indígenas. Los datos muestran evidentemente que el manejo indígena es mucho más exitoso casi siempre.

Lea también Cómo Comunidades Forestales administran parte de la Biósfera Maya en Guatemala.

Como común denominador, los territorios controlados por personas indígenas tienen menores porcentajes de deforestación que otras áreas. Un ejemplo es la Amazonas peruana, en donde las regiones controladas por personas indígenas fueron más efectivas en reducir la deforestación entre 2006 y 2011 que áreas con protección similar. En Guatemala, comunidades forestales de ACOFOP, en Petén, han mantenido en pie 500,000 hectáreas de bosque, protegiendo importantes zonas núcleo de la Reserva de Biosfera Maya -como El Mirador- por más de dos décadas, con un porcentaje de deforestación de a penas el 0.4%.

“En otras palabras, estos territorios administrados por personas indígenas no producen ninguna emisión neta de carbono”, concluye el reporte.

Share Button