09/09/2016 – A Gabriela Bayer la conocimos en EcoMarket hace ya varios meses y luego que tuvimos el gusto que nos acompañara en la radio, no podíamos sino pedirle que nos compartiera la historia detrás de sus exquisitas jaleas. Esto es lo que nos compartió:

La historia da inicio con mi abuelo materno Joaquin Bayer, Ing. Químico especializado en alimentos, quien en 1989 crea una receta de jaleas naturales para mi abuelita, Berta de Bayer.

19432_1313400605896_1557091251_30822478_8050628_n1

Ellos trabajaron por algún tiempo jalea de fresa, mora y naranja, las cuales distribuían en cafeterías y pastelerías, con amigos, vecinos y conocidos. Hasta que mi abuelita enfermó y el proyecto quedó descontinuado.

Veinte años después yo, Gabriela Bayer, la decimocuarta nieta, retomé la iniciativa, con una inversión mínima de Q200, frascos de vidrio esterilizados, y 25 libras de fruta, pedí a mi abuelito que compartiera conmigo su receta y me enseñara los detalles especiales del proceso. Accedió e hicimos juntos jalea de fresa.

Les conté a quienes anteriormente compraban la jalea de mis abuelos y fue un éxito: ¡en una semana yo había vendido todo! El impacto tan positivo y la reacción de las personas fue realmente lo que me impulsó a dar continuidad al proyecto y planteármelo a nivel personal como un reto, ya que soy fisioterapista y mi campo de desarrollo era la salud, no los negocios con enfoque en alimentos.

Desde hace 4 años que esto toma formalidad y partiendo de los 3 sabores básicos que mi abuelito me enseñó, hoy en día cuento con 40 sabores de jalea natural. La Herencia del Abuelo resalta la variedad de frutas que en Guatemala se cosechan, sobre todo en las comunidades rurales, con quienes he tenido contacto directo, buscando siempre productos que cumplan con los requerimientos organicos, elaborando un producto de calidad, sin añadir colorantes, preservantes o aditivos químicos.

img_5728

Las jaleas son trabajadas en un proceso de reducción donde únicamente se añade agua para que la fruta no se pegue a la olla durante el tiempo de cocción, el cual es de aproximadamente 4 horas, con el fin de concentrar las propiedades naturales de cada una de las frutas. Posteriormente, se envasan al vacío, con cierres herméticos que garanticen la inviolabilidad de los envases, una vez sellados.

Dentro del reto, la innovación ha sido clave. Ofrecer al cliente sabores fuera de lo común, garantiza el éxito en ventas, sabores propios de nuestra cultura como mango verde y pepita, piña con coco, chile jalapeño, camote con naranja, camote con piña, rosa de Jamaica, tamarindo, café, membrillo, guayaba, sauco, zanahoria con piña, zanahoria con pasas y canela, higo, naranja, mandarina, limón, pera verde, melocotón, mango, chocolate con banano, chocolate con café, manzana con canela, manzanilla, y las de temporadas especiales como la jalea navideña de ponche. Aunado a esto, lo gratificante de poder brindarle a las personas un toque de sabor que acompañe sus comidas y sus momentos en familia.

A Gabriela y su emprendimiento, La Herencia del Abuelo, lo encuentran el 24 y 25 de septiembre en el EcoMarket que se realizará en el Museo Miraflores (humanos y mascotas entran gratis por igual 😀 ).

facebook-event-cover_2

 

Share Button