02/12/2014 – En poco más de un mes, las tres potencias que más CO2 lanzan a la atmósfera (China, EE UU y la Unión Europea) han puesto sobre la mesa compromisos —más o menos concretos y más o menos ambiciosos— para intentar reducir sus emisiones. Hace un mes, el informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) despejaba las dudas científicas sobre el origen humano del calentamiento global. Este es el prólogo de la cumbre sobre el clima de la ONU —la vigésima reunión de este tipo que se celebra desde 1994— que se ha abierto este lunes en Lima (Perú). De esta cita, en la que participarán durante dos semanas más de 10.000 expertos y responsables políticos de 196 países, debe salir el borrador del documento de compromisos que sustituirá al malogrado protocolo de Kioto.

El objetivo global que se plantea de partida es que el calentamiento no rebase los dos grados centígrados. El último informe del IPCC alertaba de que la temperatura a finales de siglo podría incrementarse entre 3,7 y 4,8 grados si no se frena la emisión de gases contaminantes.

Rajendra Pachauri, responsable del IPCC, ha advirtido este lunes de que “se está cerrando la ventana de oportunidad” para que los Estados adopten los compromisos que permitan estabilizar las concentraciones atmosféricas de gases, mitigar los daños y conseguir que la temperatura global no supere esos dos grados. Y, si no se cambia el modelo, los riesgos son “la escasez de alimentos y de agua, el desplazamiento de la población y posibles conflictos”. “2014 amenaza con ser el año más caliente de la historia humana”, ha añadido en la inauguración de la cumbre Christiana Figueres, secretaria ejecutiva de Naciones Unidas para el Cambio Climático.

Fuente: El País.

Share Button