13/09/2020 – La actividad humana ha borrado casi dos tercios de la población de la fauna silvestre, durante las últimas cuatro décadas. Este dato lo brinda el reporte anual del Fondo Mundial para la Naturaleza, WWF (por sus siglas en inglés).

El Reporte Planeta Vivo 2020 evaluó los datos de 4,392 especies y 20,811 poblaciones de mamíferos, aves, anfibios, reptiles y peces, entre 1970 y 2016.

.

La revisión datos concluyó que las poblaciones disminuyeron en 68%, siendo las áreas más afectadas Latino América, el Caribe y África.

La causa principal:

La principal causa de esta caída en las poblaciones de especies, es la pérdida de hábitat y su degradación debido a la deforestación. Otro impacto importante es el cambio de uso de la tierra, para agricultura, vivienda, carreteras y desarrollo industrial. El cambio climático también tiene su parte de impacto en esta reducción de biodiversidad.

Los humanos hemos alterado significativamente el 75% de la superficie libre de hielo de l planeta, de acuerdo con el reporte. La actividad humana es la principal razón por la cual las especies están desapareciendo.

“En los últimos 50 años, nuestro planeta se ha visto transformado por una tremenda explosión de comercio, consumo y crecimiento humano. Hasta 1970, la huella ecológica humana era menor que la velocidad de regeneración del planeta. En cambio, para alimentar y mantener el estilo de vida del siglo 21, estamos sobrepasando la biocapacidad del planeta en un 56%”, escriben los autores del reporte.

El reporte explica que la pérdida de vida silvestre no es sólo una amenaza a las especies en sí, sino es un peligro que afecta muchos otros aspectos críticos de la vida.

“La pérdida de biodiversidad no es solamente un tema ambiental, sino también económico, de seguridad global, ético y moral”, continúa explicando uno de los autores del reporte. “También es un tema de auto preservación. La biodiversidad juega un papel crítico en proporcionar comida, agua, energía, medicinas y otros factores genéticos. La biodiversidad también es clave para regular nuestro clima, la contaminación, control de inundaciones y tormentas.”

Se puede prevenir la extinción:

La biodiversidad en los hábitat de agua dulce está disminuyendo mucho más rápido que en los océanos o bosques, según el reporte. Casi 90% de las fuentes de agua dulce del planeta se han perdido desde 1700 debido a la actividad humana. Las poblaciones de mamíferos, aves, anfibios, reptiles y peces de agua dulce han disminuido en un promedio de 4% cada año, desde 1970.

De acuerdo con WWF, esta destrucción en ecosistemas pone en peligro a 1 millón de especies (la mitad de ellas de animales y la otra mitad, de insectos). La extinción de estas especies irá ocurriendo en algunas décadas en algunos casos y en otras, en siglos.

Pero los positivo, indica también el reporte, muchas de estas extinciones pueden prevenirse si se conserva y restaura la naturaleza.

Share Button