05/04/2022 – Heather Leslie y Marja Lamoree son científicas investigadoras de la Universidad Libre de Ámsterdam (Vrije Universiteit) y son quienes llevaron a cabo el trabajo que reveló este hallazgo. Ellas comprobaron que el torrente sanguíneo puede absorber minúsculos trozos de plástico provenientes de nuestro entorno vital.

.

Estos resultados forman parte del proyecto Immunoplast y se publicaron en la revista científica Environment International (Ambiente Internacional, en español).

Ya se ha comprobado que se han encontrado micro plásticos en las placentas de bebés que están por nacer, en el agua de lluvia y que la mayoría es transportado por las botellas plásticas que con tanta facilidad se compran.

El plástico PET, que se usa más comúnmente para producir botellas de bebidas, envases de alimentos y ropa, fue la forma de plástico más frecuente en el torrente sanguíneo humano en este estudio. Dick Vethaak, profesor de ecotoxicología y calidad del agua y salud en Vrije Universiteit de Ámsterdam en los Países Bajos, comentó a The Independent (El Independiente, en español) que los hallazgos fueron “ciertamente alarmantes porque muestran que las personas aparentemente ingieren o inhalan tanto plástico que se puede encontrar en el torrente sanguíneo”.

“Tales partículas pueden causar inflamación crónica”, agregó.

Tipos de plástico cuantificados en la sangre humana:

El plástico PET fue el plástico más común encontrado en las muestras, estando presente en un 50 % de los examinados. El segundo plástico más encontrado fue el poliestireno, estando presente en un 36%. El tercer plástico más encontrado en la sangre fue el polietileno. Este último es un material que se usa regularmente en la producción de bolsas de plástico de un solo uso.

El equipo de investigación desarrolló un método analítico para establecer el nivel de trazas de partículas micro plásticas en la sangre humana. El método determinó también el grado de presencia de cada uno de los polímeros en la sangre.

Según el análisis, tres cuartas partes de los sujetos analizados parecían tener plásticos en la sangre, señala la universidad en un comunicado. Esta investigación, indica, es la primera en demostrar que las partículas de plástico pueden acabar en el torrente sanguíneo humano. 

Conclusión:

Heather Leslie detalla que “ahora hemos demostrado que nuestro torrente sanguíneo, nuestro río de la vida por así decirlo, tiene plástico”. 

Marja Lamoree añade: este conjunto de datos es el primero de este tipo y debe ampliarse para conocer la extensión de la contaminación por plástico en el cuerpo de los seres humanos. Asimismo, lo perjudicial que puede ser. 

Foto de Chokniti Khongchum en Pexels.

Share Button