26/06/2016 – El desierto de Néguev es el lugar en donde se construye actualmente una colosal torre que aprovechará los rayos del sol para generar energía suficiente para 110 mil viviendas. Eso se traduce al 2% del requerimiento del país, el cual hasta el momento se abastece principalmente de fuentes no renovables.

En todo el terreno alrededor de la torre se extenderán más de 300 hectáreas de espejos, los cuales reflejarán la luz a la cabeza de la torre, en donde se creará un vapor que podrá alcanzar los 300 grados centígrados y será este potencial el que se convierta en energía eléctrica.

El proyecto entrará a funcionar en 2017, llevará el nombre de Torre Ashalim y podrá apreciarse a decenas de kilómetros de distancia.

Share Button