14/10/2014 – Pese a ser un país lluvioso, el cambio climático provoca tensiones entre territorios. El Gobierno ha decretado emergencia por sequía en el 25% de sus cantones.

“¡Vea, estúpido!, ustedes aquí no entran”, le gritaba una vecina al director jurídico del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) durante un momento caliente en el más reciente de los conflictos causados por el temor de las comunidades a quedarse si agua en Costa Rica. La protesta ocurrió la pasada semana en el distrito de Tacares, cantón Grecia (30 kilómetros al oeste de San José) y los rivales son sus vecinos del cantón Atenas, que sufre racionamientos de agua y está dentro de una declaración de emergencia por sequía emitida el Gobierno central.

Alrededor de la mujer y otros 200 manifestantes, estaba la maquinaria paralizada con operarios asustados y el director nacional de la Policía, Juan José Andrade, al mando de un grupo de agentes antidisturbios. Quería evitar que la protesta pasara a más, respaldados por el ayuntamiento de Grecia, para evitar que el agua de una naciente cercana llegue en más cantidad a los atenienses, que horas antes marcharon por las calles para exigir al Gobierno más volumen en las tuberías porque se están quedando a secas.

Estas peleas son las que el presidente, Luis Guillermo Solís, ha querido evitar, sin demasiado éxito hasta ahora. “Me preocupa mucho. Las comunidades quieren agarrar los recursos y no soltarlos, aunque la comunidad de al lado los necesite. Tenemos que buscar una forma de compartir con sentido de solidaridad”, dijo el mandatario en un discurso sobre el estado del país. Dirigiéndose a los alcaldes en la ciudad de Limón (Caribe), aseguró: “ustedes están queriendo apropiarse del agua como si fueron las joyas de la abuela.

No lo dice por casualidad. Un conflicto complicado sigue vigente entre tres cantones de la provincia de Cartago (este del Valle Central), en el cual hay denuncias penales por “sabotaje” de las fuentes hídricas por supuestas desviaciones clandestinas del líquido hacia una comunidad, con el posible apoyo del gobierno local. Los alcaldes de Paraíso, Oreamuno y Cartago centro mantienen su disputa y, en medio, el Instituto de Acueductos también intenta mediar y competir contra la apropiación de las fuentes de agua en cada cantón de Costa Rica, cuyas leyes indican que el agua pertenece a todos por igual, como el aire.

Fuente: El País.

Share Button