24/09/2015 – Uno de los mayores desafíos que enfrenta la tecnología solar es que los paneles solares bajan su eficiencia cuando se calientan – un real problema en este equipo ya que debe dirigirse al sol para generar electricidad. Se han desarrollado ya varios sistemas de enfriamiento para mediar estos problemas, pero hasta ahora todos estos sistemas se enfocan en enfriar los paneles.

Un equipo de investigadores de Stanford tuvieron una idea distinta: ¿Qué pasaría si se pudiera enfriar la luz del sol en sí? Este equipo logró inventar un sistema que hace exactamente eso, separando el calor de la luz del sol, según reporta Stanford News.

El principio clave del sistema trabaja de forma análoga a como nuestro propio cuerpo irradia el calor. Conforme un humano camina, el calor de la parte superior de la cabeza se irradia el espacio en forma de luz infrarroja. De la misma forma, los investigadores de Stanford inventaron un recubrimiento transparente compuesto de un patrón de sílica, que permite pasar la luz solar, pero que captura e irradia de vuelta la radiación térmica en forma de rayos infrarrojos.

“Los paneles solares deben orientarse al sol para funcionar, aún cuando el calor disminuye la eficiencia”, explica Shanhui Fan, profesor de ingeniería eléctrica en Stanford. “Nuestra capa térmica permite que la luz pase a través de ella, preservando o incluso mejorando la absorción de la luz solar, pero también enfriando la célula solar al irradiar el calor hacia afuera y mejorando la eficiencia.”

Muchas más noticias ambientales haciendo CLICK AQUÍ.

Share Button