05/09/2021 – Un nuevo estudio concluye que el plástico de las llantas generan muchos más micro plásticos que cualquier otra fuente. El viento transporta estos micro plásticos a regiones remotas.

Las emisiones promedio son de aproximadamente 1.78 libras por persona, para un total de 6.1 millones de toneladas. El desgaste de la ropa le agrega otro medio millón de tonelada de micro plástico. Y esto no es producto de quemar la ropa, sino de simplemente usarla de forma regular: usarla, lavarla, secarla, usarla de nuevo. Se creía que llegaba al océano a través de los ríos, pero resulta que pueden flotar. Por esto es que se han encontrado micro plásticos en las regiones polares.

.

Damian Carrington del diario británico The Guardian (El Guardián, en español), entrevista a uno de los investigadores sobre este tema:

“Los caminos son una fuente importante de micro plásticos para las áreas remotas, incluyendo los océanos”, dice Andreas Stohl, del Instituto Noruego de Investigación del Aire, quien lideró la investigación. Él indica que una llanta promedio pierde más de 8 libras de plástico durante su vida de uso. “Es una cantidad enorme comparada a la ropa”, cuyas fibras igualmente se encuentran en los ríos. “Pero no se pierden libras de plástico de la ropa”.

¿Por qué entonces se habla tanto del plástico de la ropa y de los cosméticos? Probablemente, porque es más fácil cambiar de marca de cosméticos a una sin micro plásticos o usar ropa de algodón, que dejar de usar auto. Los autos son muy convenientes y las industrias atrás de ellos, mucho más poderosas. Nuestras ciudades y sociedades están diseñadas para usar autos (carros, motocicletas, camiones, etc). Hablar de dejar de usar la pajilla es más fácil.

¿Qué podríamos hacer..?

La realidad es que lo que genera micro plásticos es la forma de uso de la llanta, no la mera existencia de ella. Una llanta sin usar no libera micro plásticos. Lo que las libera es la constante fricción con el pavimente, el peso que transporta y el tipo de carretera en donde transita.

Al momento no existe un reemplazo para las llantas actuales, pues dado que están fabricadas de combustibles fósiles, el negocio es tremendo. Sin embargo, sí podemos hacer algo para al menos, generar menos micro plásticos: conduzcamos a bajas velocidades, exijamos un buen estado y manutención de las carreteras y caminemos todo lo posible.

Share Button