02/12/2020 – Si observas que entre los ingredientes de tus cosméticos hay “talco”, lo mejor sería no usar ese producto, ni volver a comprarlo. Hay una posibilidad que el talco esté contaminado con asbesto, un cancerígeno humano altamente peligros. El asbesto se encuentra en la misma roca en la que se encuentra el talco.

[bsa_pro_ad_space id=10]

Un nuevo reporte del Grupo de Trabajo Ambiental (EWG, por sus siglas en inglés), revela que la contaminación de asbesto en los productos cosméticos de uso diario es más común de lo que se imagina. El EWG solicitó al Instituto de Análisis Científico en Greensboro, Carolina del Norte, Estados Unidos, una serie de pruebas de laboratorio de cosméticos con base de talco.

Las pruebas que llevan a considerar el peligro:

El instituto mencionado se considera uno de los líderes del mundo en detección de asbesto. Se analizaron entonces 21 pruebas y se encontró que casi el 15% de los productos contienen asbesto. Algunos de ellos, eran productos que se mercadean como “aptos para niños”. Los resultados se publicaron en el portal Percepción de Salud Ambiental.

Aunque la muestra fue pequeña y 15% no es un número significativamente grande, no se requiere que lo sea para que represente un peligro. Se requiere muy poco asbesto para éste provoque un efecto dañino en el cuerpo, como asbestosis (inflamación de los pulmones), mesotelioma (cáncer en el tejido externo de los órganos internos) y cánceres de pulmones y ovarios.

El hecho que el talco se use en muchos productos en polvo, lo hace aún más peligroso. Según la Dra Tasha Stoiber, de EGW, indicó en un comunicado que eso lo hace fácilmente inhalable.

Según el comunicado, se ha encontrado que aún algunos pocos días de exposición es suficiente para causar mesotelioma años después. Además, más del 60% de mesotelioma en mujeres se atribuyen a exposición a asbesto no ocupacional.

Share Button